Publicado en Reflexiones

Relación con la Soledad:

Relación con la Soledad

Como una gran amante de la soledad y el silencio, me he visto casi obligada a escribir este post y es que es tanto el prejuicio y la negatividad hacia este tema que me apetece hacer varios incisos importantes y tratar de ir eliminando etiquetas. En esta sociedad en la que vivimos, siempre se ha visto mal que un miembro de un grupo social cualquiera se aísle a leer un libro o escuchar música, que uno de tus amigos prefiera quedarse en casa estudiando que salir de fiesta o que se quiera alcanzar tanto la paz mental que alguien quiera disfrutar del mar que irse con mucha gente de bares. Se ha visto siempre como un caso de aislamiento, de marginación e incluso, muchos abusones usan esta técnica con sus víctimas pensando que así les hacen más daño pero tan solo por la forma tan negativa con lo que se ve la “soledad”.

Al principio, sí puedo recordar que me costaba estar sola, siempre me sentía de esta forma y no entendía muy bien por qué la gente no quería estar conmigo pero, más adelante, empecé a entender que no todo el mundo está en tu misma vibración, que no a todos les gustan las mismas cosas o que queramos hablar de circunstancias de la vida, hay algunos que somos callados, preferimos el silencio y nos amoldamos a cualquier momento placentero y de aislamiento. Traté de rellenar esos pequeños vacíos de soledad por momentos de lectura, también de escritura y, a la vez, de escuchar música hasta que estuviera harta. Me acostumbré poco a poco a sentirme cómodo, tanto estando sola como con personas a mi alrededor, haciendo lo que quisiera hacer estando acompañada por mí misma y disfrutando el momento, noté que todo esto, me llenaba más que una fiesta de pijamas en casa de alguna compañera de clase de la que no sabía su nombre y que ni siquiera me importaba cuántos pares de zapatos guardaba en su armario.

La soledad no es mala, simplemente, hay que tener una buena relación con ella, hay que pasar tiempo contigo misma haciendo lo que te gusta hacer, es un momento precioso para que no te dejes llevar por lo que otros quieren hacer, sino por lo que a ti te apetece sin expectativas, porque siempre vas a esperar divertirte. Tener buena relación con la soledad empieza por tener una bonita relación contigo misma, consiste en conocerte bien, valorarte, conocer tus vulnerabilidades y en qué te desenvuelves mejor, saber qué te hace sentir cómoda y compartir pequeños espacios contigo, ir probando, apreciando el silencio y lo eficiente que puedes llegar a ser cuando no estás escuchando a nadie.

Mucha gente tiene depresión porque “se siente sola” pero, eso es una imagen que la sociedad ha creado. “Somos seres sociables, debemos relacionarnos y convivir con los demás”, si no te sientes cómoda con ello es porque tienes algún tipo de problema. Y todo esa depresión sigue aumentando porque siguen inculcando ese miedo a estar solo, a quedarse sin nada ni nadie, a que ningún ser humano te ame o se acerque a ti, a qué pensarán los demás si saben que eres de esta u otra forma… te aislarán, te quedarás sola. Es un miedo incrustado en nuestra mente, nos han hecho temerlo desde que éramos pequeños y, conforme vamos creciendo, se va haciendo más importante porque nadie piensa en ser soltero y vivir una vida plena viajando, sino en casarse y tener hijos, ¿para qué? Para no quedarse solos (no me refiero a todo el mundo, pero muchos sí lo hacen por eso, siguen estándares para rellenar vidas vacías y solitarias creyendo que esto les va a ayudar en algo). Otros, prefieren seguir con un matrimonio de cuarenta años que ya no funciona para no quedarse cada uno en una casa distinta y seguir mirando la televisión, solos…

En mi opinión, creo que si pasáramos más tiempo en silencio que hablando de lo que no sabemos, mantendríamos mejor las relaciones sociales y no entraríamos en disputas absurdas de forma constante. Si pasáramos más tiempo en soledad disfrutando de lo que sea que nos apasione, al menos, durante un día, estoy segura de que nos comportaríamos actuaríamos de manera más calmada frente a los demás y no nos estresaríamos tanto en el trabajo porque habríamos tenido nuestros momentos de paz que cualquier persona necesita para funcionar. Si nos quedáramos más tiempo en casa estudiando en vez de martirizar a nuestros hígados con alcohol innecesario, diría que tendríamos mucha más cultura y consideración por nuestro entorno y los demás, aparte de tener mejores calificaciones en nuestros estudios y ganaríamos en calidad de vida.

La soledad tan solo quiere nuestra compañía, no es negativa, es una amiga que tan solo te quiere abrir su corazón.


Our Relationship with Solitude:

As a great lover of loneliness and silence, I have been almost forced to write this post and it is so much prejudice and negativity towards this topic that I want to make several important subsections and try to remove labels. In this society in which we live, it has always been wrong for a member of any social group to isolate himself from reading a book or listening to music, that one of your friends prefers to stay at home studying than to party or that you want to achieve peace of mind so much that someone wants to enjoy the sea than to go with many bar people. It has always been seen as a case of isolation, marginalization and even, many abusers use this technique with their victims thinking that this way they do more harm but only because of the negative way in which “solitude” looks like.

At first, I can remember that I was having a hard time being alone, I always felt this way and I didn’t quite understand why people didn’t want to be with me but, later on, I started to understand that not everyone is in your own vibration, that not everyone likes the same things or that we don’t need to talk about life circumstances, there are some who are quiet, we prefer silence and we adapt to any pleasant and isolation moment. I tried to fill in those little voids of loneliness for moments of reading, also writing and, at the same time, listening to music until I was fed up. I became accustomed little by little to feeling comfortable, both being alone and with people around me, doing what I wanted to do being accompanied by myself and enjoying the moment, I noticed that all this, filled me more than a sleepover at the home of some classmate who did not know her name and that I did not even care how many pairs of shoes she kept in her closet.

Loneliness is not bad, you simply have to have a good relationship with it, you have to spend time with yourself doing what you like to do, it is a precious moment so that you do not get carried away by what others want to do, but by what you want without expectations, because you will always expect to have fun. Having a good relationship with loneliness starts with having a nice relationship with yourself, it consists in knowing you well, valuing yourself, knowing your vulnerabilities and what you do best, knowing what makes you feel comfortable and sharing small spaces with you, testing, appreciating the silence and how efficient you can become when you are not listening to anyone.

A lot of people have depression because “you’re lonely” thing but, that’s an image that society has created. “We are sociable beings, we must relate and live with others”, if you are not comfortable with it is because you have some kind of problem. And all that depression continues to increase because they continue to instill that fear of being alone, of being left with nothing or anyone, that no human being loves you or approaches you, what others will think if they know you are this or another way… isolate you, you’ll be left alone. It is a fear embedded in our minds, they have made us fear it since we were little and, as we get older, it becomes more important because no one thinks about being single and living a full life traveling, but about getting married and having children, for what? Not to be left alone (I don’t mean everyone, but many do this because of it, they follow standards to fill in empty, lonely lives believing that this is going to help them in something). Others prefer to continue with a forty-year-old marriage that no longer works so as not to stay in a different house and keep watching TV, alone…

In my opinion, I believe that if we spent more time in silence than talking about what we don’t know, we would better maintain social relations and not go into absurd disputes steadily. If we spent more time in solitude enjoying whatever we were passionate about, at least for a day, I’m sure we would behave more calmly in front of others and not stress ourselves so much at work because we would have had our moments of peace that anyone needs to function. If we stayed at home studying instead of martyring our livers with unnecessary alcohol, I would say that we would have much more culture and consideration for our environment and others, apart from having better grades in our studies and we would gain in quality of life.

Loneliness just wants our company, it’s not negative, she’s a friend who just wants to open her heart to you.

 

 

 

 

 

Publicado en Reflexiones

No Importa:

Somos Uno

No importa si somos altos, bajos, morenos, blancos, con pecas en la cara, sin ellas, rellenos, muy flacos, con pelo corto o largo, españoles, del extranjero o de cualquier parte del mundo. No importa de dónde vengamos o hacia donde pretendamos ir si nuestra cabeza está bien amueblada de respeto y comprensión, de aplauso y ganas de alegrarse por la felicidad de los demás, en vez de tratar de interrumpirla o destruirla de alguna manera a través de juicios innecesarios y arranques de ira sin razón.

No importa nuestra religión, raza o situación, no importa si somos homosexuales, bisexuales, pansexuales, trans, heteroxuales… todos somos uno y no hay diferencia, al menos, para mí. Hay personas maravillosas ahí fuera que trabajan de “drag queen” y no pasa nada, muchísimos hombres que comparten cama y forman una pareja perfecta, hay otras que simplemente, son felices al darse un beso en medio de la calle, mostrando su amor como si se parara el tiempo y, eso es lo que realmente cuenta.

No importa la forma en la que pasan por nuestro lado, sino la forma en la que nos miran, en la que susurran, burlan y critican sin sentido por ser quienes somos, por mostrarnos desnudos ante el mundo sin necesidad de dar más explicaciones. A cada uno le gusta lo que le gusta, no es una enfermedad aunque muchos lo traten como tal, aunque otros se empeñen en ver lo negativo en todas las cosas y crean que decir “gay” o lesbiana a alguien es un insulto, cuando en realidad, forma parte de ti, de cada uno de nosotros. Cuando a una mujer le gusta un hombre, tiende a ser lo mismo si a una mujer le gusta una mujer o un hombre, para el caso, existen sentimientos, química… es lo mismo.

No importa nuestra orientación sexual, todos somos uno y debemos respetarnos y aceptarnos tal y como somos, sin dudas, sin preguntas incómodas, sin miradas acompañadas de susurros burlones. Existe la diversidad. Existe el respeto. Existe el amor.


It Doesn’t Matter:

It doesn’t matter if we are tall, small, dark-skinned, white, with freckles on our faces, without them, stuffed, very skinny, with short or long hair, Spanish, from abroad or anywhere in the world. No matter where we come from or where we intend to go if our head is well furnished with respect and understanding, of applause and a desire to rejoice in the happiness of others, instead of trying to interrupt or destroy it in some way through unnecessary judgments and outburstals of anger.

No matter our religion, race or situation is, it doesn’t matter if we’re gay, bisexual, pansexual, trans, heteroxual… we are all one and there is no difference, at least, to me. There are wonderful people out there who work as “drag queens” and nothing happens, so many men who share a bed and form a perfect couple, there are others who simply, are happy to kiss in the middle of the street, showing their love as if time is stopped and that’s what really counts.

It does not matter how they pass by us, but the way they look at us, in which they whisper, mock and criticize senselessly for who we are, for showing us naked before the world without needing to give further explanations. Everyone likes what they like, it’s not a disease even if many treat it as such, even if others try to see the negative in all things and think that saying “gay” or lesbian to someone is an insult, when in fact, it’s part of you, everyone of us. When a woman likes a man, it tends to be the same if a woman likes a woman or a man likes a man, for that matter, there are feelings, chemistry… it’s the same thing.

No matter our sexual orientation, we are all one and we must respect ourselves and accept ourselves as we are, without doubt, without uncomfortable questions, without glances accompanied by mocking whispers. There’s diversity. There’s respect. There’s love.

Publicado en Reflexiones

Percepciones de la Realidad:

percepción de la realidad

Todos hemos vivido experiencias totalmente diferentes, por lo tanto, percibimos lo que nos ocurre de forma distinta y, a veces, sin entender muy bien por qué los demás actúan de maneras que no son similares a la nuestra. Cada uno tiene su mentalidad, las lecciones influidas por nuestros padres desde que somos pequeños, nuestras vivencias, nuestros traumas y las limitaciones que creemos que son ciertas. Todo esto, crea una realidad en nuestra mente completamente válida para nosotros que nadie tiene por qué seguir pero que tú lo haces a ciencia cierta, sin siquiera cuestionarlo o tratar de entender la de tu vecino porque la tuya es la verdadera.

Estas percepciones pueden mostrarnos cómo ver realmente la vida, repitiendo patrones, permaneciendo en actitudes tóxicas, actitudes que ya de nada sirven pero, al fin y al cabo, aprendidas. Hay poca gente que trata de reprogramar su mente hacia una nueva percepción o realidad, hay poca gente que se cuestiona el porqué se debe responder de una forma u otra y por qué realmente lo estamos haciendo así. Todos respondemos a las emociones de distinta manera pero nunca somos capaces de cuestionarlas, pasando por la vida como un de paso y no siendo conscientes de ello, como un aprendizaje más.

Incluso, es tan curioso que somos capaces de percibir las acciones de los demás dentro de nuestra realidad y creencias. Puede que la otra persona no esté haciéndote nada o no lo pretenda pero “en tu visión de tu realidad” está inmiscuyéndose en tu vida privada, lo cual, tanto su voz como la tuya serían totalmente válidas. No nos damos cuenta de que todas las realidades carecen de perspectiva, en el sentido de que es real en el momento en que lo crees pero, en cuanto rompes esa barrera y piensas que es un pensamiento limitante o que no te está ayudando en tu desarrollo personal, esa realidad o percepción pasa a ser distinta, pasa a formar parte de otra realidad nueva formada en tu mente.

Todo tiene que ver con nuestras creencias, experiencias, traumas, momentos de felicidad, pequeños baches en el camino, desengaños, traiciones y mil cosas más que ahora no se me ocurren. Absolutamente todas nuestras reacciones vienen dadas por nuestro pasado, nuestra infancia y cómo ha cambiado nuestras percepción de las cosas a raíz de ello. Por esto, es tan importante educar a los niños en ambientes de amor y comprensión y no de discusiones y dolor. Desde pequeños absorbemos cualquier cosa que nos rodea y nos muestra una perspectiva de la vida que nos va a afectar en un futuro de una forma u otra, nuestra mente es frágil y cree todo lo que ve y escucha.

Muchas veces, somos esclavos de nuestra mente, así como del miedo que nos provoca con pensamientos obsesivos o negativos y constantes formas de creer en una realidad creada por nosotros mismos sin hacer demasiado esfuerzo, reescrita una y otra vez, siendo víctima de nuestro pasado. Es importante estar abierto a otras perspectivas del mundo porque no somos el ombligo del mundo, tampoco jefes del Universo o los más especiales del planeta, escuchar nunca está de sobra y aprender, es la ciencia del futuro.


Perceptions of the Reality:

We have all lived totally different experiences, so we perceive what happens to us differently and sometimes without understanding very well why others act in ways that are not similar to our own. Everyone has their mindset, the lessons influenced by our parents since we are little, our experiences, our traumas and the limitations that we think are true. All this creates a reality in our mind completely valid for us that no one has to follow but that you do it for sure, without even questioning it or trying to understand your neighbor’s because yours is the real one.

These perceptions can show us how to really see life, repeating patterns, remaining in toxic attitudes, attitudes that are not serving us anymore. Just a few people try to reprogram their minds towards a new perception of reality, just a few people who question why they should respond one way or another and why we are actually doing it that way. We all respond to emotions differently but we are never able to question them, going through life as a zombies and not being aware of it, as one more learning.

Even what’s curious is that we are able to perceive the actions of others within our reality and beliefs. The other person may not be doing anything to you or does not intend it, but “in your vision of your reality” is meddding in your private life, which, both voices would be totally valid. We do not realize that all realities are having a lack of perspective, in the sense that it is real at the moment you believe it but, as soon as you break that barrier and think that it is a limiting thought or that it is not helping you in your personal development, that reality or perception becomes different, becomes part of another new reality formed in your mind.

It’s all about our beliefs, experiences, traumas, moments of happiness, small bumps along the way, disappointments, betrayals and a thousand other things that I can’t think of now. Absolutely all our reactions are given by our past, our childhood and how our perception of things has changed as a result. For this reason, it is so important to educate children in environments of love and understanding and not around discussions and pain. From a young age we absorb everything we see and show us a perspective of life that will affect us in the future one way or another, our mind is fragile and believes everything that sees and hears.

Many times, we are slaves to our minds, as well as the fear that provokes us with obsessive or negative thoughts and constant ways of believing in a reality created by ourselves without making too much effort, rewritten over and over again, being victims of our past. It is important to be open to other perspectives because we are not the navel of the world, neither bosses of the Universe or the most special ones on the planet, listening is never enough and learning, is the science of the future.

Publicado en Reflexiones

Cómo Controlar la Ansiedad:

Cómo Controlar la Ansiedad

Esto es un tema que ha venido conmigo desde hace mucho tiempo ya y que convivo con ello como algo más de lo que ocuparse en la vida: la propia salud mental. Es curioso cómo los seres humanos damos por sentado esto y lo dejamos pasar como algo sin importancia cuando alguien habla de ello, como una enfermedad mental invisible, lo cual es, pero a la que todo el mundo le da la espalda incluso habiendo intensos síntomas en la persona que lo sufre. Definiría la ansiedad como un miedo realmente fuerte al pasado por no poder cambiar lo que ocurrió y del futuro porque es incierto, suele crear incertidumbre y confusión, aparte de una sensación de que no tienes el control sobre la situación que está aconteciendo.

Todo empieza por un pensamiento que provoca una reacción en el cuerpo, más o menos fuerte. Puede que seas una persona que le da vueltas a todo, que siempre trata de ver todos los ángulos de las cosas y trata siempre de ser consecuente como me ocurre a mí, el detalle y el perfeccionismo tampoco suele ayudar y, mucho menos, el tratar de controlar lo que ocurre alrededor para que nada te pueda perjudicar de forma negativa. Reaccionamos así porque tememos enfrentarnos al problema, porque nos sentimos atacados, puede que amenazados por otros, incluso, por nuestros propios pensamientos (personas con baja autoestima que suelen hablarse de forma muy negativa e hiriente hacia ellas mismas). Uno de los fallos es que realmente creemos todo lo que nuestra mente está creando y no podemos pararlo en ese momento, no sabemos hablarnos y no somos del todo conscientes de lo que estamos sintiendo.

Requiere práctica. Diría que tras tanto tiempo con ello, te acostumbras y tratas de buscar las mejores maneras de calmar la ansiedad, obviamente, no es bueno para la salud estar en ese desbalance constante, así que bueno, he llevado a cabo varias cosas que, os puedo decir, me han funcionado y siguen funcionando bastante bien, espero que os sirvan:

  •  Conoce tu cuerpo: Esto es un fallo muy común que solemos cometer todos. Debes analizar ese pensamiento que ha desencadenado el resto de síntomas, cuando lo hagas, podrás empezar a controlarlo. También diría que, una vez todo ese tornado de emociones descontrolado ya se ha desatado y has estado fatal durante horas, debes poner atención a cada uno de los síntomas por separado y saber cómo sentirte mejor: buena alimentación, ejercicio en general, meditación…
  •  Respiración profunda: Esta es una de las cosas que ayuda mucho durante el momento de ansiedad y los días que prosiguen, dado que, para algunos, los síntomas no se van tan pronto como esperaríamos. Va a ayudar a que tu ritmo cardíaco se estabilice y que tu mente empiece a acomodarse un poco, mientras te vas dando cuenta de que no has tenido una buena salida.
  •  Frenar antes de empezar: A parte de conocer tu cuerpo, obviamente, tienes que conocer cómo funciona tu mente. Por lo que, analizando los pensamientos que tienes, podrás encontrar los que con más frecuencia aparecen y ligarlos con los síntimas que te producen. De esta forma, será más fácil frenar el pensamiento antes de que vaya a más y provoque los síntimas que suelen proseguir.
  •  Vive el aquí y ahora: Esto es algo a recordar muy importante. Para los que sufrimos de ansiedad, el vivir el momento nos resulta complicado teniendo cualquier tipo de problema o preocupación, la cual, tememos se haga más grande y no podamos hacer nada para evitar el desastre (aunque luego no pase nada de eso, no hemos dormido en tres días para nada) pero es una forma de calmarte, de sentir en tu interior lo que pasa alrededor y disfrutarlo estés donde estés, normalmente, hace que dejes de estar nervioso y que te olvides de qué pasará el lunes. Suele ser también un toque de atención para tu mente, si no es efectivo pensándolo, di en voz alta “estoy en el aquí y ahora” las veces que haga falta hasta que te relajes.
  •  Hacer ejercicio hasta estar exhausto: Me suele servir mucho al día siguiente del ataque de ansiedad, quemo todo el nervio y tensión contenida, digamos que la dejo salir y, mucho antes de lo previsto, me suelo encontrar mejor. Incluso, para los que suelen tener síntomas como el insomnio, os va a resultar muy útil. Pero recalco “hasta quedarte exhausto”. El hacer ejercicio habitualmente también ayuda a bajar bastante los niveles de ansiedad, en mi caso, todavía tengo pero en sucesos o situaciones puntuales, no como antes que era más regular.
  •  Meditar: Para los que tengan ansiedad casi cada día, va a ayudar a que enfoquéis vuestra mente en un solo punto y no penséis en nada más, solo en vuestra respiración, son unos minutos de desconexión muy beneficiosos.
  •  Date cuenta de tu respuesta: En el momento en el que estás empezando a notar la ansiedad, respira hondo y dibuja un punto en tu mente al que solo observes todo el rato, conforme sigues respirando, piensa que no importa nada más y verás que, cuando te des cuenta, todo va volviendo a la normalidad.
  •  Haz cosas que te hagan feliz: Esto, siempre. No te centres solo en el trabajo, los estudios o tu pareja, digamos que haz cosas para ti, no es ser egoísta es dedicarte tu tiempo, eres un ser humano, no un robot. Sal, diviértete, pásalo bien con tus amigos y no pienses en el mañana.
  •  Háblate en otro lenguaje: Para que el ataque de ansiedad aparezca normalmente, es porque solemos hablarnos de una forma muy negativa y nos hacemos creer que somos de esa forma. Hay que empezar a hablarse positivamente, porque en realidad, lo que tu mente te está diciendo no es verdad, puedes revertir esas palabras en justo lo contrario, agradecer cómo eres y la fuerza que albergar en ti.

Son pequeños trucos que pueden ayudar pero todo es a base de pasos de bebé y analizándote a ti mismo mucho, es una especie de auto conocimiento, auto cuidado y una técnica que observación bastante detallada de lo que te ocurre. Es una forma de entendimiento de qué cambios se producen en tu cuerpo cuando el ataque de ansiedad se produce, es el momento clave en el que puedes cambiarlo o pararlo antes de que se ponga peor. Puede que no se vaya para siempre porque, cuando empiezas a tener ansiedad creo que ya empieza a ser una reacción normal del cuerpo de la que es difícil que se desapegue, así que, la idea básicamente, es poder reducir los síntomas y hacer que cada vez ocurra de forma menos regular. ¡De verdad espero que os ayude!


How to Control Anxiety: 

This is an issue that has come with me for a long time and that I live with it as something more than to deal with in life: mental health itself. It is curious how human beings take this for granted and let it pass as something no important when someone talks about it, as an invisible mental illness, which it is, but to which everyone turns their backs even having intense symptoms in the person who suffers it. I would define anxiety as a really strong fear of the past for not being able to change what happened and the future because it is uncertain, it often creates uncertainty and confusion, apart from a sense that you don’t have control over the situation that is happening.

It all starts with a thought that causes a reaction in the body, more or less strong. You may be a person who turns everything around, who always tries to see all the angles of things and always tries to be consistent as it happens to me, detailist and perfectionism doesn’t usually help either and try to control what’s going on around you so anything can harm you negatively. We react this way because we fear facing the problem, because we feel attacked, we may even be threatened by our own thoughts (people with low self-esteem who often speak very negatively and hurtly towards themselves). One of the flaws is that we really believe everything our mind is creating and we can’t stop it at that time, we don’t know how to talk to ourselves and we’re not entirely aware of what we’re feeling.

It requires practice. I would say that after so long with it, you get used to it and you try to look for the best ways to calm anxiety, obviously it is not good for health to be in that constant imbalance, so well, I’ve practiced a few things that I can tell you, they have worked for me and continue to work quite well, I hope they serve you:

  •  Know your body: This is a very common mistake that we all usually commit. You need to analyze that thought that has triggered the rest of the symptoms, when you do, you can start controlling it. I would also say that once all that tornado of uncontrolled emotions has already been unleashed and you have been fatal for hours, you must pay attention to each of the symptoms separately and know how to feel better: good food, exercise in general, meditation…
  •  Deep Breathing: This is one of the things that helps a lot during the moment of anxiety and the days that go on, since for some, the symptoms do not go away as soon as we would expect. It’s going to help your heart rate stabilize and your mind start to settle a little, while you’re realizing you haven’t had a good way out.
  •  Brake before you start: Apart from knowing your body, obviously, you have to know how your mind works. So, by analyzing the thoughts you have, you can find the ones that appear more often and link them with the emotions that trigger you. This will make it easier to slow down thinking before it goes further and causes the latter which usually continue.
  •  Live the here and now: This is something to remember and it’s very important. For those of us who suffer from anxiety, living the moment is difficult for us when we have any kind of problem or concern in our life, which we fear will get bigger and we can not do anything to avoid disaster (even if after none of that happens, we have not slept in three days at all) but it is a way to calm you down, to feel inside what happens around and enjoy it wherever you are , usually, it causes you to stop being nervous and forget what will happen on Monday. It’s also usually a touch of attention to your mind, if it’s not effective thinking about it, say loud “I’m in the here and now” as many times as you need until you relax.
  •  Exercise until you feel exhausted: It usually serves me a lot the day after the anxiety attack, I burn all the nerve and tension contained, let’s say I let it out and much earlier than expected, I usually feel better. Even for those who often have symptoms like insomnia, it’s going to come in handy. But I emphasize “until you feel exhausted.” Regular exercise also helps to lower anxiety levels quite a bit, in my case, I still have but in specific events or situations, not as before when it was more regular.
  •  Meditate: For those who have anxiety almost every day, it will help you focus your mind on one point and don’t think in anything else, only your breathing, it’s very beneficial to have a few minutes of disconnection.
  •  Realize your answer: The moment you’re starting to notice anxiety, take a deep breath and draw a point in your mind that you only watch all the time, as you keep breathing, think that nothing else matters and you will see that before you realize it, everything is going back to normal.
  •  Do things that make you happy: This, always. Don’t just focus on work, studies or your partner, do things for yourself it’s not being selfish, it’s to spend your time with yourself, you’re a human being, not a robot. Go out, have fun with your friends and don’t think about tomorrow.
  •  Talk to yourself in another language: For the anxiety attack to appear normally, it’s because we usually talk to ourselves in a very negative way and make us believe that we are in that way. You have to start talking positively, because in the reality, what your mind is telling you is not true, you can reverse those words to the opposite, thank you for how you are and the strength you have inside you.

They are small tricks that can help but everything is based on baby steps and analyzing yourself a lot, it is a kind of self-knowledge, self-care and a very useful observationn technique quite detailed about what happens to you. It’s a form of understanding what changes occur in your body when the anxiety attack occurs, it’s the key time you can change or stop it before it gets worse. It may not go away forever because when you start to have anxiety, I think it’s already starting to be a normal reaction of the body that it’s hard to peel off, so the idea basically is to be able to reduce symptoms and make it happen less regularly. I really hope this really helps you!

Publicado en Reflexiones

La Mentira del Cambio:

La mentira del Cambio

¿Estás seguro de que crees en ti mismo?, ¿no te mientes para esconder una verdad que no quieres ver o pretendes que no lo sea?, ¿te enfrentas a la mentira y, simplemente, le das la espalda? Diría que muchas personas hemos hecho esto inumerables veces y nosotros somos los que hemos salido perdiendo por una simple razón: cuando nos mentimos, tratamos de evitar nuestro miedo a la realidad misma.

Estoy segura que, tanto vosotros como yo, os habéis mentido a vosotros mismos con esa absurda idea de que la persona que está a vuestro lado va a cambiar, estáis convencidos de ello, tenéis la absoluta seguridad de que, en algún momento en el camino entre el abuso físico y verbal y el permitir que esa persona te devalúe, ese pensamiento de cambio sigue permanente en tu mente, como algo que va a suceder pase lo que pase, porque tú vas a poner todo el empeño, porque vas a hacer que funcione y vas a poner toda tu energía en ese proyecto de vida.

Desde este instante, te digo que no desperdicies ni fuerzas ni tiempo en creer que esto es así, tampoco en creer que lo que tú creas es importante para esa persona que está tratando de cambiarte cuando tú estás queriendo hacer lo mismo, es un círculo vicioso incapaz de parar entre dos personas obsesionadas en las malas acciones del otro sin reconocer las suyas propias. Nos empeñamos en salir adelante con relaciones que no nos sirven para crecer por el simple hecho de mentirnos esa idea de cambio, la cual realmente, es una forma en la que evitas estar solo. Concentras tu energía en algo roto, inservible, alguien que no va a cambiar por mucho que lo grites, por mucho que te enfades o creas en que tus ideales o las cosas que te hacen crecer a la otra persona también le van a beneficiar cuando no es así.

Alguien cambia  por sí mismo, sin expectativas aparentes, porque reconoce los errores cometidos y desea de verdad transformarlos y formar parte de tu vida o de la de vuestra familia, nadie debe forzar ninguna situación. Si esa persona no desea cambiar y sigue focalizada en que tú tienes la culpa de todo y que no hay nada con lo que progresar, te aconsejo que la dejes ir, no hay motivos suficientes como para estar en relaciones imposibles. Con esta idea de cambio creemos de verdad que nos protegemos, de que los demás van a seguir viendo esa pareja perfecta cruzar el umbral de la puerta principal sonriendo y abrazando a todo el mundo cuando, realmente, esa misma creencia es la que sabotea tu propia felicidad. Nos mentimos para sentirnos mejor con la situación, para conseguir una nueva victoria, para creer de verdad que hemos progresado en la relación, pero la realidad es distinta, no vas a ganar algo que alguien no quiere que suceda.

Así como exigimos a los demás respeto hacia nosotros mismos, también deberías respetar las creencias de los demás, tolerarlas. Sé que suena a disparate porque hay actitudes que son injustas e imposibles de pasar pero, hay que aceptar que la otra persona es como es y que no podemos hacer nada para cambiarlo, siendo honestos con nosotros mismos y siguiendo hacia adelante, sin echarle el ojo a los errores del pasado, nada de eso se puede enmendar. Añado que, si no puedes ser tú mismo con alguien que realmente quieres y aprecias, no vale la pena esforzarse en la relación porque la base de esta es la confianza, si no la hay, ¿qué es exactamente lo que construyes?, ¿sirve de algo invertir en el vacío? Yo diría que no.

Convirtamos las mentiras en verdades y dejemos de creer lo que nuestra mente trata de hacernos creer, dejemos las apariencias y estándares en algo efímero y adentrémonos en conocernos y aceptarnos tal y como somos. Todo saldrá bien.


The Change Lie:

Are you sure you believe in yourself?, don’t you lie to hide a truth you don’t want to see or pretend it’s not true?, you’re up against the lie and you just turn your back on it? I would say that many people have done this inumerable times and we are the ones who have lost for one simple reason: when we lie to ourselves, we try to avoid our fear of the reality itself.

I am sure that we have lied to ourselves with this absurd idea that the person next to us will change. We are convinced of it, we absolutely have the assurance that, at some point in the way between physical and verbal abuse and allowing that person to devalue us, that thought of change remains permanent in our minds, like something that’s going to happen no matter what, because we’re going to put all the effort into it, because we’re going to make it work and we’re going to put all our energy into that life project.

From this moment, I tell you that you shouldn’t waste any strength or time in believing that this is true, not even believing this is important to that person who is trying to change you when you are wanting to do the same with him/her, it’s a vicious circle incapable of squabling between two people obsessed with the wrongdoing of the other without recognizing their own. We strive to get ahead with relationships that don’t help us grow by simply lying to ourselves with that idea of change, which really, it’s a way we avoid to feel alone. You focus your energy on something broken, useless, someone who won’t change no matter how much you yell at it, no matter how angry or believe in that your ideals or the things that make you grow, the other person will also benefit from it as you did.

Someone changes for himself, without apparent expectations, because he recognizes the mistakes made and really wants to transform them and be part of your life or your family, no one should force any situation. If that person doesn’t want to change and he’s/she’s still focused on blame you about everything without any progress, I advise you to let him/her go, there’s not enough reason to be in impossible relationships. With this idea of change we truly believe that we protect ourselves, that others will continue to see that perfect couple cross the threshold of the front door smiling and hugging everyone when really, that same belief is the one that sabotages your own happiness. We lie to ourselves to feel better about the situation, to get a new victory, to truly believe that we have progressed in the relationship, but the reality is different, you’re not going to win something that someone doesn’t want to happen.

Just as we demand they respect us, we should also respect the beliefs of them, tolerate them. I know it sounds crazy because there are attitudes that are unfair and impossible to pass but you have to accept that the other person is the way he/she is and that we can do nothing to change it, being honest with ourselves and moving forward, without keeping an eye on the mistakes from the past, none of that can be amended. I add if you can’t be yourself with someone you really love and appreciate, it’s not worth striving on the relationship because the basis of this is trust, if there isn’t, what exactly do you pretend to build? I’d say nothing.

Let us turn lies into truths and stop believing what our minds are trying to make us believe, leave appearances and standards into something ephemeral and delve into knowing and accepting ourselves as we are. Everything gonna be all right.

 

 

 

 

 

Publicado en Reflexiones

Valora lo que Tienes:

valora lo que tienes

Durante mucho tiempo, siempre buscaba fuera lo que realmente tenía en mi interior, incluso, en mi casa o en mis círculos más cercanos. Tendía a ser muy dura conmigo misma para conseguir todo lo que quería del exterior, necesitaba siempre tener un balance, una claridad mental de qué me proporcionaría el futuro, queriendo más y más como si fuera a absorberlo de una forma u otra, sin darme cuenta de los pequeños detalles que crean felicidad, de los momentos que se presentan de manera inesperada y de los buenos recuerdos que puedes llegar a tener tras una quedada con amigos. Creía de verdad que tan solo alcanzando mis metas, esforzándome en los estudios y focalizándome en tener una carrera que me diera éxito, lo tendría todo, sería tan feliz que no podría conmigo misma de orgullo pero olvidaba lo más importante.

Nos deprimimos cuando no obtenemos lo que queremos, cuando no tenemos suficiente dinero para cubrir nuestras necesidades o nos quejamos cuando nuestro día ha sigo una completa basura pero, lo que tendemos a olvidar es a dar las gracias por lo que sí tenemos en vez de poner nuestras energías en ver lo que no. Debemos dar las gracias porque caminamos, porque vemos, oímos, tenemos comida encima de la mesa cada día, podemos comprar lo necesario para prepararla, porque tenemos un techo donde dormir y alguien con quien hablar al otro lado del teléfono o, probablemente, en tu casa. Nos calentamos tanto la cabeza que nos olvidamos de sentir, de mantenernos cerca de las personas que nos apoyan, nos olvidamos de dar las gracias al poder vivir un día más, por respirar, por ser quiénes somos y dónde hemos llegado, incluso, hacia dónde nos dirigimos sin ni siquiera saberlo todavía.

Tendemos a encontrar defectos en todo, en cualquier persona con la que nos cruzamos y no estamos de acuerdo en ninguna de las decisiones tomadas, probablemente, no han sido las correctas pero vendrán tiempos mejores, por supuesto. No todo es blanco o negro, a veces aunque muy pocas, existen los tonos grises, son aquellos que muestran la diferencia a los que no la creen, a los que no la ven y a los que siguen en su propio camino sin importar el de nadie más. Solemos encontrarnos una y otra vez con espejos de nosotros mismos al otro lado de la habitación esperando que aprendamos algo de quiénes somos en realidad y cuáles son nuestras acciones, hay que valorar esos momentos porque nos hacen crecer a niveles que ni siquiera nosotros habríamos podido imaginar y, no es algo que digo yo, es algo que eres capaz de descubrir por ti misma sin demasiado trabajo.

Caminamos por la calle sintiéndonos poderosos, imvencibles, capaces de todo, creyendo que jamás vamos a morir o poner un pie en lo que diríamos es nuestro último aliento, por ello, no valoramos la vida y los momentos que nos brinda como realmente deberíamos hacerlo, porque estamos ocupados en rutinas absurdas que hemos creado para distraernos de esa realidad, una realidad que a todos nos va a ocurrir tarde o temprano, podemos morir con veinte años, con treinta y dos o con cincuenta y cuatro, la cuestión es: ¿qué hemos vivido?, ¿qué hemos aprendido?, ¿qué nos llevamos con nosotros?

Sabiendo esto, no deberíamos sentirnos vacíos, no deberíamos saber qué es eso si quiera porque tenemos el poder de cambiar el rumbo de nuestra vida, cada día al despertar y al agradecer que estamos vivos. No muchos le ponen la importancia a esto pero, en cuanto disfrutas de cada pequeña tarea que haces durante el día y eres consciente de lo que haces en cada momento, eres capaz de vivir el presente tal y como es, tal y como se acerca y cambia tu vida, porque valorar lo que se tiene también es aceptarlo, ¿no?


Value what you have:

For a long time, I was always looking outside for what I really had inside me, even in my house or in my nearest circles. I tended to be very hard with myself to get everything I wanted from the outside, I always needed to have a balance, a mental clarity that would provide me what I was expecting from the future, wanting more and more as if I were going to absorb it one way or another, without realizing the small details that create happiness, the moments that are presented unexpectedly and the good memories that you can have after a meeting with friends. I really believed that just by achieving my goals, striving for studies and focusing on having a career that would be very successful, I would have everything, I would be so happy that I couldn’t with myself of pride but forgot the most important thing.

We get depressed when we don’t get what we want, when we don’t have enough money to cover our needs or complain when our day ended as complete piece of shit but, what we tend to forget is to give thanks for what we have instead of putting our energies into seeing what we don’t have. We must thank because we walk, because we see, we hear, we have food on the table every day, we can buy what is necessary to prepare it, because we have a roof where we can to sleep and someone to talk to on the other side of the phone or, probably, in your house. We burn our heads so much that we forget to feel, to stay close to the people who support us, we forget to thank ourselves for being able to live another day, for breathing, for being who we are and where we have arrived, even where we are going without even knowing it yet.

We tend to find flaws in everything, in anyone we come across and we disagree on any of the decisions made probably have not been the right ones but better times will come, of course. Not everything is black or white, sometimes although very few, there are gray tones, they are those that show the difference to those who do not believe it, those who do not see it and those who follow in their own path regardless of that of anyone else. We tend to meet again and again with mirrors of ourselves on the other side of the room waiting for us to learn something of who we really are and what our actions are, we have to value those moments because they make us grow to levels that even we could not have imagined and, is not something I say, is something you are able to discover for yourself without too much work.

We walk down the street feeling powerful, invincible, capable of everything, believing that we will never die or set foot in what we would say is our last breath, so we do not value life and the moments it gives us as we really should, because we are engaged in absurd routines that we have created to distract us from that reality, a reality that we all are going to have sooner or later , we can die in our twenties, with thirty-two or fifty-four, the question is: what have we lived?, what have we learned?, what we bring with us?

Knowing this, we should not feel empty, we should not know what that is even because we have the power to change the course of our lives, every day by waking up and thanking that we are alive. Not many people know the importance of this but, as soon as you enjoy every little task you do during the day and are aware of what you do at every moment, you are able to live the present as it is, as it comes and changes your life, because to value what you have is also to accept it, right?

 

Publicado en Reflexiones

Distracciones:

Distracciones

Si ponemos un poco de atención a nuestras vidas, nos vamos a dar cuenta de que todo es un “tengo que” o la palabra trabajo es lo más presente en nuestro día a día, calculamos nuestro tiempo en una preciosa libreta que nos dice qué será lo próximo que vayamos a hacer. Todos tenemos una lista de acción en nuestra cabeza que nos dice qué hacer, cómo hacerlo y cuánto dinero invertir en ello, todo es un cálculo, un no parar, un ser perfecto en todo lo que hagamos cada día, nos esforzamos, damos lo mejor de nosotros para complacer a los demás y, al llegar a casa, nos sorprendemos al sentirnos tan vacíos, cansados y con la mente a punto de explotar…

Las distracciones de nuestra vida diaria, tan solo son eso, distracciones de lo que de verdad importa, lo que debería suponer un verdadero reto en nuestra misma existencia: crecer desde nuestro interior. Con tanto ajetreo, se nos olvida que debemos cuidarnos a nosotros mismos, que debemos ser respetuosos con nuestros pensamientos, poniendo atención a lo que sentimos, que debemos cargar nuestras energías a través de la naturaleza que nos envuelve cada día, de poner atención a las pequeñas cosas que nos hacen verdaderamente felices. dejando atrás las malas vibraciones o lo que tiende a ser negativo en nuestras vidas. Se nos olvida poner atención a nuestro interior porque nuestro exterior nos colapsa, el “tengo que” termina con el “vivo plenamente el día a día”.

Estamos demasiado preocupados pensando que debemos ser perfectos físicamente para que otros nos vean bien, debemos ser otra pieza más del roto rompecabezas que esta sociedad ha creado, debemos agachar la cabeza ante todo lo que nos han transmitido y que no sirve para nada, la superficialidad lo envuelve todo, lo inunda, le quita el sentido a lo que realmente se basa la belleza. Tratamos de esconder nuestras imperfecciones porque sabemos que a otros puede no gustarles pero, ¿por qué estamos tan pendientes de eso y no tratamos de querernos un poco más a nosotros? Tenemos esa necesidad de aceptación, de que nos hagan caso, de no ser invisibles, de existir y dejar de sentirnos solos pero, ¿acaso alguien sabe qué es en sí la soledad?

Pensamos en qué es lo siguiente cuando ni siquiera sabemos si habrá otro día más del que saldremos vivos, ni siquiera conocemos si el día y la noche serán correlativos o solo una mera ilusión de nuestra mente, hacemos planes constantes cuando no tenemos ni idea de lo que ocurrirá mañana, sorprendiéndonos de que no sea exactamente igual a como nosotros lo habíamos pensado. Todo son distracciones, incluso, permitir que un sentimiento negativo cruce tu mente, quejarte cuando abres los ojos y recuerdas que otro día más tienes la misma rutina, cuando te deprimes creyendo que eres el único que tiene problemas.

A mi parecer, nos preocupamos demasiado por cosas absurdas que nos hacen desviarnos de lo que deberíamos trabajar en nosotros cada día, nadie es perfecto y debemos tratar de elevar un poco más nuestra mente para conseguir mejorar tanto nuestra vida como nuestro interior. Veo a tanta gente obsesionada con el sexo, con cosas tan insignificantes como caer en la crítica constante, otros no quieren fallar y se exigen tantísimo que se sorprenden si caen enfermos, muchos otros se obsesionan con el trabajo porque dicen no tener nada más en la vida… Venga hombre, las “cosas” no deberían ser tan complicadas, las hacéis así porque os resulta más cómodo no salir de vuestra zona de confort, mentirse a uno mismo es fácil pero no engañáis al resto.

El “tengo que” es solo una pequeña parte de nuestra vida, deberíamos poder dedicarnos un poco de tiempo a nosotros mismos, a tener nuestros preciados momentos en los que nada más nos perturba u obsesiona y donde las cosas están totalmente en calma. El “tengo que” tan solo son un par de palabras que todo el mundo debe tener en cuenta pero no que signifiquen un “todo”, tu simple existencia, vivir esto año tras año es bastante agobiante, reconócelo. Dejemos que las distracciones sean eso, una pequeña parte y que cuidarnos sea lo principal, en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, seamos importantes para nosotros y convirtámonos en PRIORIDAD.

¿Vosotros tenéis muchas distracciones? ¿Habéis pensado en corregirlo? Espero que el post os haga pensar aunque sea un poco y os haya gustado. ¡Un beso!

Publicado en Reflexiones

Etiquetar una Relación:

Etiquetar las Relaciones

Cuando empezamos algo con alguien, tendemos a etiquetarlo todo por miedo a perderlo, por miedo a que todo se desvanezca de un día para otro y tendemos a asegurarlo de esta forma. Por ello, también mucha gente se casa, porque se cree que esa persona no va a formar parte de su vida si es libre, tienen que amarrarla de alguna manera para que no se escape de esas catastróficas redes del quedar bien, el aparentar y las famosas etiquetas que no nos dejan ni para dormir a gusto. No creo que una “relación” se tenga que basar para nada en esto, creo que todo tiene un sentido y un por qué, no conoces a alguien por casualidad y tan solo quieres pasar tiempo con esa persona, no hay necesidad de ponerle nombre.

Tendemos a poner “en una relación” en todas nuestras redes sociales para mostrar al mundo que estamos con alguien, que estamos “ocupados” y nadie más puede interesarnos, poniendo la etiqueta de pertenencia y posesión, algo que tampoco veo necesario. Tenemos miedo de dejar de estar con alguien, de volver a estar solteros después de una larga época donde todo son arcoiris y unicornios, donde no creíamos que fuese a cambiar nada. Lo que no sabemos o no queremos pensar en ello es que no se trata de poner una etiqueta, con que sepas que compartes algo importante con esa persona, ya nada más puede inmiscuirse en ello, nada puede penetrar en esa unión o forzarla a romperse.

Creo que una relación se basa en la comunicación, la confianza, el respeto mutuo, la aceptación y el compartir todo lo que uno tiene; para esto, no hace falta un cartel en tu frente donde ponga que estás en una relación. Siempre he pensado que es algo propio entre dos personas que se atraen, se quieren, se aceptan y respetan y que disfrutan del tiempo que pasan juntas, no hace falta mucho más. No entiendo esos dramas que tienen las parejas donde tienen que gritarse mientras están en un lugar público, provocando un numerito estúpido. Donde hay drama, no hay absolutamente nada sólido, es un desastre tras otro, unas expectativas que has creado de otra persona que son totalmente erróneas y vacías.

Siempre queremos más de lo que tenemos, somos ambiciosos, posesivos, inseguros y dejamos de darle importancia a lo que realmente la tiene: la unión y acercamiento que se ha ido formando entre ambas personas. Para mucha gente, es más importante mostrarlo, hablar sobre ello, cuchichear, gritarlo para llamar la atención de los demás… Pero es algo entre dos personas que simplemente, han querido compartir una serie de vivencias, hobbies, circunstancias de la vida y nadie más puede intervenir o formar parte de ello de una forma u otra. A veces, resulta perturbador cómo la gente trata de ponerle nombre a todo lo que ve o toca, ¿por qué?

Se puede vivir el momento, compartir lo que se quiera compartir, sin necesidad de nada más, sin necesidad de permanecer encadenado a un nombre, a una etiqueta, a ese momento incómodo donde todo el mundo quiere saber más de lo que debería. Muchos creen en el amor, otros están cansados de ello, muchos otros quieren permanecer solteros… al fin y al cabo, todo son nombres efímeros, siempre he pensado que la vida trata de disfrutar los pequeños momentos que tienes con alguien especial y dejar que las cosas ocurran en su debido tiempo, sin carteles ni etiquetas, tratar de pasarlo lo mejor posible y ser felices, no se debería esperar o pedir más…

¿Qué pensáis de esto? ¿Necesitáis un nombre para sentiros seguros? Espero que la entrada os resulte interesante…

 

Publicado en Reflexiones

Superficial:

Superficial

Supongo que este es un tema muy hablado, quizá redundante pero lo podemos ver allá donde vayamos, haciendo que muchos no nos sintiéramos cómodos con ciertas situaciones de nuestro alrededor. Normalmente, la gente juzga, etiqueta, siempre sin saber nada sobre ti, cualquier detalle de tu físico va a contar puntos para destrozarte. Con las relaciones románticas pasa exactamente lo mismo, lo que ocurre es que en vez de sentirte rechazado por un grupo de personas, tan solo es una la que te dice que “no eres su tipo” porque no eres guapa, quizá porque tienes unos kilos de más o porque en vez de ser rubia, tienes el pelo negro.

Aquí no hablo solo de chicos, también lo hago de las chicas, de todo el mundo en general. Siempre hay un tipo, se forma una especie de persona que tú mismo te has imaginado y tratas de encontrarla en la calle, en el trabajo o quizá en el gimnasio al que vas cuatro días a la semana. No hay nada más importante que encajar a esa chica/o en el tipo que tienes en tu mente, nadie más llega a estar en tu radar porque no tiene nada que ver. Es curioso cuando llamamos a alguien guapo/a y cómo lo comparamos con alguien al que llamamos tan solo majo/a, la diferencia es el físico. En el primer caso, aceptarías de buen grado empezar una relación amorosa con esa persona aunque no la conozcas porque su físico te atrae pero, en el segundo caso, te parece simpática pero no lo suficiente como para iniciar nada, tampoco tiene cabida el pensar en ello ni por un segundo.

¿Qué pensarían los demás si te viesen con una chica/o feo/a? Qué raro seria, ¿verdad? Te podría decir que son los demás lo que lo califican como tal, no tienes por qué hacerlo tú, hay gente muy dulce, encantadora, especial esperando a ser vista, a ser tratada con respeto, a dejar de estar sola tan solo por su aspecto físico, algo que no se va contigo cuando mueres, lo cual, deja de tener demasiada importancia cuando lo piensas. Las personas que son etiquetadas como feas, normales, tablas de surf por no tener casi pechos, marimachos, etc, se resignan a estar solas, a permanecer entre las sombras de su amiga la guapa, la joven que le gusta a todos los chicos, mientras ella tan solo tiene que callar, escuchar y comportarse como una mujer femenina, aunque no le apetezca, todo por encajar y conseguir gustarle a alguien.

Yo fui esa chica hace unos años. Insegura, desconfiada, no trataba de encajar o ser quién no era pero no conseguía que nadie me viese, sin autoestima y con poca confianza en mí misma, me veía fea, pensaba que nadie me querría nunca y que estaría sola, de hecho, el difícil tema de tener hijos no se me pasaba por la mente jamás, ¿cómo iba a pensarlo si quiera si nadie me daba una oportunidad? Tan solo pedía una cena, una conversación, una amistad que le diera la libertad de conocerme y, quizá gustarle un poco. Nadie lo hizo, porque no era su tipo, porque no cumplía los estándares de una mujer femenina (y confesaría que todavía no los cumplo), porque no les atraía nada de mi físico y absolutamente nadie se acordaba de mí, era olvidable, respiraba pero no existía y, aunque me gustara un chico o chica, tenía que olvidarme, me daba un plazo de cuatro meses para hacerlo y hacía lo imposible por cumplirlo. Curiosamente, alguien se fijó en mí, alguien con el que llevaba una eternidad conociendo a través del móvil, no era guapa pero tenía personalidad, no tenía tetas o un culo monumental pero usaba mejor el cerebro que cuatro tías guapas y rubias juntas. Fabio miró más allá, me dio una oportunidad de ser yo.

Siempre he dicho que para conocer a alguien de verdad, debes profundizar, encontrar puntos en común, entrar en debate en algunas cosas para ver cómo reacciona el otro, no solo terminar con algo tan simple como los pechos de una persona, su tono de piel o cabello o el color de sus ojos, es muy triste. Muchas de las personas que se dejan llevar por el flechazo o por la atracción física, consiguen una relación de unos dos o tres meses, luego lo dejan, no crean estabilidad porque han idealizado a esa persona desde el primer momento en que la han visto, han creado esa falsa imagen en la que todo es perfecto, en la que la belleza ciega a la persona que hay debajo que, muchas veces, puede ser ruín, quizá celosa, controladora, manipuladora… ¿por qué no lo viste antes? Porque ni siquiera te molestaste en tener varias conversaciones antes, porque te cegó una cara bonita. Triste pero de esto va la sociedad, de nada más puro, interesante que un simple color de ojos o el tamaño de unos pechos…

Quizá suene cursi pero, sí creo en esa frase de “La verdadera belleza está en el interior”, lo de fuera es una capa, es una máscara que nos hace olvidarnos de todo lo demás, que nos hace invencibles y que nos hace incluirnos en grupos sociales si somos guapos e interesantes, si no, no tenemos absolutamente nada que hacer, vagamos en soledad, algo que a muchos les beneficia y a otros, puede que no. ¿Para qué se busca una cara bonita? Para presumir de ella con los amigos, para que todos digan lo buena que está, el buen gusto que tienes, la envidia que te tienen por estar con una chica tan impresionante, para acostarte con ella y luego contárselo a todo el mundo y crear esa imagen de ti, para hacerte sentir mucho más masculino de lo que ya te sientes. Mientras que otras personas, pueden darte estabilidad, pueden crear un sentimiento profundo en ti, pueden cuidarte cuando estás malo, apoyarte en las situaciones difíciles… algo que quizá, no haría una chica mona y resplandeciente, podría romperse una uña…

Amtes de juzgar a alguien, conócelo. Antes de decir “no” dale una oportunidad. Y antes de decir “no es mi tipo”, pregúntate por qué tienes un tipo, si quiera.

¿Qué opináis sobre ello? ¡Dejadlo en comentarios!

Publicado en Reflexiones

Mis Cambios:

Mis Cambios

Bueno, todos cambiamos para bien o para mal y es algo constante, quizá mañana no seas para nada a cómo eres hoy, aunque lo disfrutes como nunca, siempre hay algo que cambia, que se inclina y equilibra la balanza. Quería compartir con vosotros algunas de las cosas que creo que he cambiado desde el interior hacia afuera porque es importante dejarlo escrito, porque lo pensé hace unos días y pienso que a muchos de vosotros os podría ayudar si estáis buscando un cambio en vuestras vidas y no sabéis muy bien por dónde empezar.

Muchos pensaréis que esto es una especie de artículo de autoayuda, que no sirve de nada, mientras seguís pensando que estoy equivocada y que estas cosas no funcionan, puedo deciros que con un poco de esfuerzo, todo se consigue. ¡Empecemos!

  1. Mal humor, negatividad y autosabotaje: Esto es lo que más he notado que ha cambiado cuando he empezado a vivir mi vida de forma diferente, cuando he empezado a agradecer todo lo que tengo, a agradecer que respiro y estoy viva cada vez que abro los ojos y cuando trato de solucionar mis problemas de la forma más optimista posible, confiando en que puedo hacerlo. En mi época de adolescente casi adulta, siempre estaba de mal humor, era muy negativa, no había nada que me hiciera cambiar de opinión, era yo contra el mundo todo el tiempo y no veía el momento en el que sería verdaderamente feliz. Mi negatividad me nublaba y no veía salida a mi nerviosismo, constantemente me volvía agresiva con los que me rodeaban, todo era blanco o negro, no había tonos grises para mí.
  2. Nada de autoestima, tampoco confianza en mí misma ni seguridad: Todo eso había desaparecido gracias a la toxicidad que me envolvía cada día tanto con personas como los lugares a los que iba y lo soportaba cada día, parecía no importarme demasiado aunque doliese, lo cual, AUTOSABOTAJE. Ahora trato de cuidarme tanto física como psicológicamente, todavía se van curando mis heridas, van desapareciendo y mi autoestima, ha vuelto para saludar, tampoco estaba tan lejos como yo creía. Me di cuenta de que me lo hacía yo  misma, nadie más y el alejarme de la gente tóxica me acercó un poco más a mi cuidado psicológico y personal para seguir adelante sin mirar atrás.
  3. Vivir en el pasado y actuar conforme a él: Trato de hacerlo menos, pero todavía permanece. Han habido tantas y tantas circunstancias alrededor de mi vida que me han marcado demasiado, de hecho, decidí en su día que ya no volverían a hacerme daño y sigo al pie del cañón con lo que a eso se refiere, lo que trato es de no vivir en el pasado, de vivir el aquí y ahora, porque mañana puede irse sin darte cuenta, puedes no volver a despertar. Actuaba conforme al daño que me hacían cada día pero para nada era un punto de vista sano, me volvía agresiva y, bueno, gracias a meditar cada día y a controlar mi estrés, puedo decir que estoy mucho más calmada.
  4. Toxicidad diaria: Diría que mis ambientes eran muy tóxicos, siempre iba con gente que me hacía daño y parte de mi familia también lo es, así que, trataba de conformarme, de aceptar lo que tenía frente a mí pero la verdad era que nadie debería soportar algo así, debía quererme lo suficiente a mí misma como para negar seguir viviendo así y, cuando lo hice, me sentí aliviada, agradecida y mucho más libre de lo que había imaginado.
  5. Alimentación nefasta: Esto influye aunque creas que no, dado que, comer ultraprocesados (todos llevan azúcares y harinas refinadas), lo que hace es que te excita más, te pone más nervioso por la cantidad de azúcar, por lo que, eliminando eso y teniendo una alimentación mucho más sana, he conseguido mantenerme calmada y seguir sintiéndome mejor conmigo misma.
  6. Nada de compras: Hasta ahora, no había tenido la oportunidad de comprarme la ropa que quería, de vestir como quisiera, mucho menos, ir a una tienda para comprarme la ropa que me apeteciera y, aunque os parezca mentira, así es. Como venimos a Edimburgo a penas sin nada de ropa, hemos estado yendo de compras varias veces cada mes para conseguir llenar nuestro armario con cosas que realmente nos gustan y me ha ayudado mucho en mi autoestima porque, por fin, soy libre de vestir y hacer lo que me dé la gana, nada de cadenas.
  7. No le daba importancia a la naturaleza: La pura verdad es que la obviaba, ahí estaba porque nos da oxígeno, pero nada más a parte de eso. No me sentía atraída por ir a dar un paseo por un parque cercano, por abrazar a un árbol o por embelesarme por la belleza que tenía frente a mí, nada de eso era importante cuando tan solo la negatividad se mantenía conmigo. Ahora le doy la importancia que tiene, sobretodo cuando necesito desconectar de todo, me siento en una roca o incluso en la hierba, cierro los ojos y respiro hondo, dejándome llevar y teniendo la mente en blanco. No hay  nada como eso, os lo aseguro.

Todos estos cambios no han venido dados por propuestas de año nuevo absurdas que todo el mundo pretende cumplir y que nadie hace, este proceso lleva tres años sucediendo y todavía sigue en marcha. Siempre vas a estar cambiando, siempre vas a mejorar si quieres hacerlo, mirarás hacia atrás y verás cómo has crecido, puede que incluso, sientas las cosas diferentes. Cada uno debe tomarse estos cambios con calma, no es pensarlo y hacerlo, puede llevar años de práctica porque de ser una persona muy nerviosa y estresada a ser alguien que lo controla y vive de forma más calmada, puede llevarte mucho tiempo, al menos yo, sigo en ello y a veces, sigo fallando.

La paciencia y la perseverancia deben ser tus mayores aliadas, te guiarán por ese proceso o, al menos, lo intentarán porque habrá momentos en los que desesperes, te frustres porque has vuelto a caer en actitudes aprendidas en un pasado, pero seguir intentándolo es lo que te llevará a conseguirlo. Piensa en ello, quizá algún día, conozcas a tu nueva yo…

Contadme vuestros cambios, si queréis, ¡os leo siempre!