Publicado en Relatos

Un Recuerdo Vivo:

Marlene estaba sentada frente a Jacob. Ella no parecía que quisiera hablar demasiado y él, tan solo quería sacarle las palabras de su boca.

– Tan solo quiero llevarte a ver las estrellas toda la noche, es una idea muy romántica.

– Puede que sí.

– ¿Acaso te gustaría?

– Quizá.

Marlene levantó la mirada y se quedó unos minutos observando las expresiones de su interlocutor. Parecía sorprendida, puede que arrepentida por haber estado metida en el libro que tenía entre las manos y no en las palabras de aquel joven interesado en llevarla a ver mundo.

– ¿No sabes qué decir?

– No, emm… Solo estaba pensando.

– ¿Qué pensabas?

– ¿Nos conocemos de algo? Me resultas familiar…

– Sí, puede que sí.

– Te he visto en algún sitio, estoy segura.

– Nos dimos el primer beso cuando teníamos unos tres años, a los cinco te dije que serías mi novia y a los diez, te prometí que nunca te olvidaría y cuando fuésemos mayores me casaría contigo.

– Oh… ¿Jacob?

– ¡Ese soy yo! Una promesa es una promesa…

Marlene se levantó de su asiento para abrazarle. No esperaba que algo así pudiera ocurrir, tampoco que se hubiese olvidado de alguien como él que siempre había formado parte de su infancia. Se fue y sus palabras dejaron de tener tanto sentido, solo un amor pasajero, platónico y sin importancia pero mirándole, podía volver a aquellos momentos, sonriendo.

– Te invito a otra copa.

– Oh, no podría beber más… Además, hay demasiada gente en la barra.

Jacob le trajo la bebida en poco tiempo, la rosa que le dio a Marlene la sorprendió e hizo que riera inocentemente. Él también sonreía y parecía que la enorme conexión entre ambos todavía no se había evaporado.

– Y, bueno, ¿qué ha sido de ti? Has vuelto después de ese viaje a Italia.

– Sí, viví allí hasta hace muy poco. Mi padre murió hace unos meses y no me quedaba demasiado en Italia como para quedarme, solo recuerdos a los que volver.

– Oh, lo siento mucho. Pensé que ya no iba a verte más, os marchasteis muy rápido.

– Siento que eso te afectara.

– No me… ¿Por qué dices que me afectó? ¡No lo hizo!

– No me despedí de ti, así que, cuando volví para hacerlo, llorabas en los brazos de tu madre. Supe que, algún día, debía volver.

Su noche se volvía cada vez más intensa, llena de “lo siento” y “me gustaría”, sonrisas que les llevaron a beber más de la cuenta y contarse historias divertidas. Fue una velada inolvidable, al menos, para Marlene, la que no parecía a favor de compartir lo que sentía. Esa conexión seguía latente conforme subían a casa de Marlene besándose y desnudándose, no parecía que quisieran quitarse las manos de encima.

La pasión les envolvió hora tras hora, no se despegaron hasta que el sol salió. Marlene fue la primera en abrir los ojos, levantarse de la cama de un salto y ver que eran las nueve y cuarto. Tuvo que despertar a Jacob.

– ¡Vamos, levanta!

– ¿Qué…? Pero, ¿qué pasa?

– Tienes que irte.

– ¿Por qué?

– Son más de las nueve.

– ¿Y? Pensaba desayunarte y luego prepararte algo rico para comer…

– Oh, vamos… ¡Muévete, hablo en serio!

– Vale, vale… Pero dime qué ocurre.

– Mi prometido está a punto de llegar y no puede verte aquí.

– ¿Tu prometido?

– Nos casamos en dos semanas.

Sus miradas se encontraron y el alma de Jacob cayó a sus pies. Aquello solo había sido un juego, algo de lo que volver a quedarse en recuerdo tras vestirse y salir por la puerta.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


An Alive Memory:

Marlene was sitting in front of Jacob. She didn’t seem to want to talk too much and he just wanted to get the words out of her mouth.

-I just want to take you to see the stars all night, it’s a very romantic idea.

-It could be.

-Would you like it?

-Maybe.

Marlene looked up and stayed for a few minutes observing her interlocutor’s expressions. She seemed surprised, perished that she had been in the book she had in her hands and not in the words of that young man interested in bringing her to see the world.

-Don’t you know what to say?

-No, emm… I was just thinking.

-About what, exactly?

-We know each other from somewhere? You look familiar to me…

-Yeah, it could be.

-I’ve seen you somewhere, I’m sure.

-We gave each other the first kiss when we were about three years old, at five I told you that you would be my girlfriend and at ten, I promised you that I would never forget you and when we were older I would marry you.

-Oh… ¿Jacob?

-This is me! A promise is a promise, right?

Marlene got up from her seat to hug him. She didn’t expect something like this to happen, nor that she would have forgotten someone like him who had always been part of her childhood. He left and his words ceased to make so much sense, only a passing, platonic and unimportant love but looking at him, she could go back to those moments, smiling.

-I’ll invite you to another drink.

-Oh, I couldn’t drink more. Also, there’s a lot of people waiting in the bar.

Jacob brought her the drink in no much time, the rose he gave Marlene surprised her and made her laugh innocently. He also smiled and it seemed that the huge connection between the two of them had not yet evaporated.

-And well, what about you? You’ve came back from your travel to Italy.

-Yes, I lived there until very recently. My father died a few months ago and I didn’t stay too long in Italy, just memories to go back to.

-Oh, I’m so sorry. I thought I wouldn’t see you anymore, you left so fast…

-I’m sorry that affected you.

-It didn’t… Why do you think it affected me? It didn’t!

-I didn’t say goodbye to you so I came back to say it but I saw you crying in your mother arms. I knew some day I should come back.

Their night became increasingly intense, full of “sorry” and “I’d like to”, smiles that led them to drink more than the bill and tell funny stories. It was an unforgettable evening, at least, for Marlene, who didn’t seem in favor of sharing what she felt. That connection was still dormant as they went up to Marlene’s house kissing and undressing, and they didn’t seem to want to take their each other hands off.

Passion enveloped them hour after hour, they didn’t stop until the sun came up. Marlene was the first to open her eyes, get out of bed in one jump and see that was nine-fourth. She had to wake Jacob up.

-Come on, get up!

-What…? But, what happen?

-You have to go.

-Why?

-It’s after nine o’clock.

-And? I was thinking in eat you a little more time and then prepare you a very tasty breakfast.

-Oh, c’mon! Move, I’m serious!

-Ok, ok… But tell me what happen.

-My fiancé is almost here and he can’t see you.

-Your fiancé?

-We get married in two weeks.

His glances met and Jacob’s soul fell at his feet. That had only been a game, something to remember again after dressing up and going out the door.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more personal and elaborated:

www.patreon.com/trackontime


Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

2 comentarios sobre “Un Recuerdo Vivo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s