Publicado en Relatos

Abismo:

Abismo

Ni siquiera sabía muy bien de qué estaba huyendo o de quién pero tan solo, corría. Era como si mis pulmones fueran a explotar de un momento a otro, como si mi cabeza no fuera a aguantar mucho más sobre mi cuello y mis labios estaban demasiado secos como para poder abrirlos y pedir ayuda, no creía tener suficiente voz… Nada había salido como yo esperaba, las decisiones que había tomado se habían convertido en una carga diaria que era incapaz de llevar conmigo, ya pesaban demasiado…

Hay muchos obstáculos que nos impiden ser quiénes somos, aunque seamos nosotros mismos quiénes decidamos, hay demasiadas cosas que parecen inciertas, puede que absurdas en nuestra mente, mientras tratamos de encontrar sentido a aquello que está mal, ni siquiera ponemos limites a nuestros pensamientos, cayendo en ese abismo de la desesperanza y la contradicción. No dejaba de correr y casi caigo en él, estaba frente a mí, esperando a que torciera uno de mis pies y volviera a lo mismo que en un pasado permití. No tiene final, mientras lo observas, incluso, puede parecer hermoso, perfecto, impaciente por abrazarte pero puedes perderte entre su dulzura y constante manipulación.

Decisiones, decisiones, decisiones… En eso se basa la vida, ¿verdad? Todo mi cuerpo me pedía saltar pero mi mente insistía en que fuera precavida y me mantuviera en ese espíritu de supervivencia que puede que me caracterizara en cierto periodo de mi vida. Mi corazón no quería hablar, había permanecido acallado durante mucho tiempo, había estado ausente ante las decisiones, ni siquiera ahora quería participar… El abismo me atraía, era como si quisiera absorberme en cualquier momento, como si no tuviera permitido el seguir formando parte de mi último aliento, de mi última esperanza de huir otra vez de mi propia sombra, de mi estúpido miedo a fallar…

Había entrado en pánico. Odiaba no saber decidir pero, al fin y al cabo, es todo una forma de sobrevivir a lo desconocido, a lo que se pretende, no a lo que se ve con tus propios ojos. Se huye del placer desinteresado, de las millones de falsas sonrisas, de miradas que no cuentan más que mentiras y de intereses escondidos tras mantas de desesperación y control. Saltar es solo una opción, enfrentarte a ello es otra, mientras la garganta se te cierra y permaneces de pie como una estúpida mirando hacia abajo, creyendo que todos tus miedos pueden desaparecer con tan solo desearlo.

El salto del ángel fue reparador, quizá algo desesperado, un final del que me hubiera gustado contemplar una salida. No hay nada que se pueda hacer con un alma perdida, fundida de miedos, de máscaras que nunca muestran su verdad, no se puede escapar de las mil caras que nos contemplan, que hablan, que juzgan… mientras creemos que nosotros somos el problema. Saltamos al abismo para huir de todo, incluso, de lo que pensamos de nosotros mismos, tratamos de comportarnos diferente para que nos acepten, caminamos sin un rayo de esperanza, siempre esperando el final…

Todo me daba vueltas pero, mi cuerpo estaba intacto. Respiraba. Me podía ver a mí misma levantándome de la caída, permaneciendo en el abismo, pero caminando a través de él una vez más, a ciegas pero, al fin y al cabo, tratando de sobrevivir  al ruido exterior, a las mentiras, a la desconexión, a la ignorancia y al montón de personas que cruzan las calles sin mirar en ambos sentidos. Mi cuerpo estaba lleno de cicatrices, podían curarse tarde o temprano, ¿mi corazón? No estaba tan segura, ¿acaso tú lo estás?

Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s