Publicado en Reflexiones

Superficial:

Superficial

Supongo que este es un tema muy hablado, quizá redundante pero lo podemos ver allá donde vayamos, haciendo que muchos no nos sintiéramos cómodos con ciertas situaciones de nuestro alrededor. Normalmente, la gente juzga, etiqueta, siempre sin saber nada sobre ti, cualquier detalle de tu físico va a contar puntos para destrozarte. Con las relaciones románticas pasa exactamente lo mismo, lo que ocurre es que en vez de sentirte rechazado por un grupo de personas, tan solo es una la que te dice que “no eres su tipo” porque no eres guapa, quizá porque tienes unos kilos de más o porque en vez de ser rubia, tienes el pelo negro.

Aquí no hablo solo de chicos, también lo hago de las chicas, de todo el mundo en general. Siempre hay un tipo, se forma una especie de persona que tú mismo te has imaginado y tratas de encontrarla en la calle, en el trabajo o quizá en el gimnasio al que vas cuatro días a la semana. No hay nada más importante que encajar a esa chica/o en el tipo que tienes en tu mente, nadie más llega a estar en tu radar porque no tiene nada que ver. Es curioso cuando llamamos a alguien guapo/a y cómo lo comparamos con alguien al que llamamos tan solo majo/a, la diferencia es el físico. En el primer caso, aceptarías de buen grado empezar una relación amorosa con esa persona aunque no la conozcas porque su físico te atrae pero, en el segundo caso, te parece simpática pero no lo suficiente como para iniciar nada, tampoco tiene cabida el pensar en ello ni por un segundo.

¿Qué pensarían los demás si te viesen con una chica/o feo/a? Qué raro seria, ¿verdad? Te podría decir que son los demás lo que lo califican como tal, no tienes por qué hacerlo tú, hay gente muy dulce, encantadora, especial esperando a ser vista, a ser tratada con respeto, a dejar de estar sola tan solo por su aspecto físico, algo que no se va contigo cuando mueres, lo cual, deja de tener demasiada importancia cuando lo piensas. Las personas que son etiquetadas como feas, normales, tablas de surf por no tener casi pechos, marimachos, etc, se resignan a estar solas, a permanecer entre las sombras de su amiga la guapa, la joven que le gusta a todos los chicos, mientras ella tan solo tiene que callar, escuchar y comportarse como una mujer femenina, aunque no le apetezca, todo por encajar y conseguir gustarle a alguien.

Yo fui esa chica hace unos años. Insegura, desconfiada, no trataba de encajar o ser quién no era pero no conseguía que nadie me viese, sin autoestima y con poca confianza en mí misma, me veía fea, pensaba que nadie me querría nunca y que estaría sola, de hecho, el difícil tema de tener hijos no se me pasaba por la mente jamás, ¿cómo iba a pensarlo si quiera si nadie me daba una oportunidad? Tan solo pedía una cena, una conversación, una amistad que le diera la libertad de conocerme y, quizá gustarle un poco. Nadie lo hizo, porque no era su tipo, porque no cumplía los estándares de una mujer femenina (y confesaría que todavía no los cumplo), porque no les atraía nada de mi físico y absolutamente nadie se acordaba de mí, era olvidable, respiraba pero no existía y, aunque me gustara un chico o chica, tenía que olvidarme, me daba un plazo de cuatro meses para hacerlo y hacía lo imposible por cumplirlo. Curiosamente, alguien se fijó en mí, alguien con el que llevaba una eternidad conociendo a través del móvil, no era guapa pero tenía personalidad, no tenía tetas o un culo monumental pero usaba mejor el cerebro que cuatro tías guapas y rubias juntas. Fabio miró más allá, me dio una oportunidad de ser yo.

Siempre he dicho que para conocer a alguien de verdad, debes profundizar, encontrar puntos en común, entrar en debate en algunas cosas para ver cómo reacciona el otro, no solo terminar con algo tan simple como los pechos de una persona, su tono de piel o cabello o el color de sus ojos, es muy triste. Muchas de las personas que se dejan llevar por el flechazo o por la atracción física, consiguen una relación de unos dos o tres meses, luego lo dejan, no crean estabilidad porque han idealizado a esa persona desde el primer momento en que la han visto, han creado esa falsa imagen en la que todo es perfecto, en la que la belleza ciega a la persona que hay debajo que, muchas veces, puede ser ruín, quizá celosa, controladora, manipuladora… ¿por qué no lo viste antes? Porque ni siquiera te molestaste en tener varias conversaciones antes, porque te cegó una cara bonita. Triste pero de esto va la sociedad, de nada más puro, interesante que un simple color de ojos o el tamaño de unos pechos…

Quizá suene cursi pero, sí creo en esa frase de “La verdadera belleza está en el interior”, lo de fuera es una capa, es una máscara que nos hace olvidarnos de todo lo demás, que nos hace invencibles y que nos hace incluirnos en grupos sociales si somos guapos e interesantes, si no, no tenemos absolutamente nada que hacer, vagamos en soledad, algo que a muchos les beneficia y a otros, puede que no. ¿Para qué se busca una cara bonita? Para presumir de ella con los amigos, para que todos digan lo buena que está, el buen gusto que tienes, la envidia que te tienen por estar con una chica tan impresionante, para acostarte con ella y luego contárselo a todo el mundo y crear esa imagen de ti, para hacerte sentir mucho más masculino de lo que ya te sientes. Mientras que otras personas, pueden darte estabilidad, pueden crear un sentimiento profundo en ti, pueden cuidarte cuando estás malo, apoyarte en las situaciones difíciles… algo que quizá, no haría una chica mona y resplandeciente, podría romperse una uña…

Amtes de juzgar a alguien, conócelo. Antes de decir “no” dale una oportunidad. Y antes de decir “no es mi tipo”, pregúntate por qué tienes un tipo, si quiera.

¿Qué opináis sobre ello? ¡Dejadlo en comentarios!

Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s