Publicado en Reflexiones

Mis Cambios:

Mis Cambios

Bueno, todos cambiamos para bien o para mal y es algo constante, quizá mañana no seas para nada a cómo eres hoy, aunque lo disfrutes como nunca, siempre hay algo que cambia, que se inclina y equilibra la balanza. Quería compartir con vosotros algunas de las cosas que creo que he cambiado desde el interior hacia afuera porque es importante dejarlo escrito, porque lo pensé hace unos días y pienso que a muchos de vosotros os podría ayudar si estáis buscando un cambio en vuestras vidas y no sabéis muy bien por dónde empezar.

Muchos pensaréis que esto es una especie de artículo de autoayuda, que no sirve de nada, mientras seguís pensando que estoy equivocada y que estas cosas no funcionan, puedo deciros que con un poco de esfuerzo, todo se consigue. ¡Empecemos!

  1. Mal humor, negatividad y autosabotaje: Esto es lo que más he notado que ha cambiado cuando he empezado a vivir mi vida de forma diferente, cuando he empezado a agradecer todo lo que tengo, a agradecer que respiro y estoy viva cada vez que abro los ojos y cuando trato de solucionar mis problemas de la forma más optimista posible, confiando en que puedo hacerlo. En mi época de adolescente casi adulta, siempre estaba de mal humor, era muy negativa, no había nada que me hiciera cambiar de opinión, era yo contra el mundo todo el tiempo y no veía el momento en el que sería verdaderamente feliz. Mi negatividad me nublaba y no veía salida a mi nerviosismo, constantemente me volvía agresiva con los que me rodeaban, todo era blanco o negro, no había tonos grises para mí.
  2. Nada de autoestima, tampoco confianza en mí misma ni seguridad: Todo eso había desaparecido gracias a la toxicidad que me envolvía cada día tanto con personas como los lugares a los que iba y lo soportaba cada día, parecía no importarme demasiado aunque doliese, lo cual, AUTOSABOTAJE. Ahora trato de cuidarme tanto física como psicológicamente, todavía se van curando mis heridas, van desapareciendo y mi autoestima, ha vuelto para saludar, tampoco estaba tan lejos como yo creía. Me di cuenta de que me lo hacía yo  misma, nadie más y el alejarme de la gente tóxica me acercó un poco más a mi cuidado psicológico y personal para seguir adelante sin mirar atrás.
  3. Vivir en el pasado y actuar conforme a él: Trato de hacerlo menos, pero todavía permanece. Han habido tantas y tantas circunstancias alrededor de mi vida que me han marcado demasiado, de hecho, decidí en su día que ya no volverían a hacerme daño y sigo al pie del cañón con lo que a eso se refiere, lo que trato es de no vivir en el pasado, de vivir el aquí y ahora, porque mañana puede irse sin darte cuenta, puedes no volver a despertar. Actuaba conforme al daño que me hacían cada día pero para nada era un punto de vista sano, me volvía agresiva y, bueno, gracias a meditar cada día y a controlar mi estrés, puedo decir que estoy mucho más calmada.
  4. Toxicidad diaria: Diría que mis ambientes eran muy tóxicos, siempre iba con gente que me hacía daño y parte de mi familia también lo es, así que, trataba de conformarme, de aceptar lo que tenía frente a mí pero la verdad era que nadie debería soportar algo así, debía quererme lo suficiente a mí misma como para negar seguir viviendo así y, cuando lo hice, me sentí aliviada, agradecida y mucho más libre de lo que había imaginado.
  5. Alimentación nefasta: Esto influye aunque creas que no, dado que, comer ultraprocesados (todos llevan azúcares y harinas refinadas), lo que hace es que te excita más, te pone más nervioso por la cantidad de azúcar, por lo que, eliminando eso y teniendo una alimentación mucho más sana, he conseguido mantenerme calmada y seguir sintiéndome mejor conmigo misma.
  6. Nada de compras: Hasta ahora, no había tenido la oportunidad de comprarme la ropa que quería, de vestir como quisiera, mucho menos, ir a una tienda para comprarme la ropa que me apeteciera y, aunque os parezca mentira, así es. Como venimos a Edimburgo a penas sin nada de ropa, hemos estado yendo de compras varias veces cada mes para conseguir llenar nuestro armario con cosas que realmente nos gustan y me ha ayudado mucho en mi autoestima porque, por fin, soy libre de vestir y hacer lo que me dé la gana, nada de cadenas.
  7. No le daba importancia a la naturaleza: La pura verdad es que la obviaba, ahí estaba porque nos da oxígeno, pero nada más a parte de eso. No me sentía atraída por ir a dar un paseo por un parque cercano, por abrazar a un árbol o por embelesarme por la belleza que tenía frente a mí, nada de eso era importante cuando tan solo la negatividad se mantenía conmigo. Ahora le doy la importancia que tiene, sobretodo cuando necesito desconectar de todo, me siento en una roca o incluso en la hierba, cierro los ojos y respiro hondo, dejándome llevar y teniendo la mente en blanco. No hay  nada como eso, os lo aseguro.

Todos estos cambios no han venido dados por propuestas de año nuevo absurdas que todo el mundo pretende cumplir y que nadie hace, este proceso lleva tres años sucediendo y todavía sigue en marcha. Siempre vas a estar cambiando, siempre vas a mejorar si quieres hacerlo, mirarás hacia atrás y verás cómo has crecido, puede que incluso, sientas las cosas diferentes. Cada uno debe tomarse estos cambios con calma, no es pensarlo y hacerlo, puede llevar años de práctica porque de ser una persona muy nerviosa y estresada a ser alguien que lo controla y vive de forma más calmada, puede llevarte mucho tiempo, al menos yo, sigo en ello y a veces, sigo fallando.

La paciencia y la perseverancia deben ser tus mayores aliadas, te guiarán por ese proceso o, al menos, lo intentarán porque habrá momentos en los que desesperes, te frustres porque has vuelto a caer en actitudes aprendidas en un pasado, pero seguir intentándolo es lo que te llevará a conseguirlo. Piensa en ello, quizá algún día, conozcas a tu nueva yo…

Contadme vuestros cambios, si queréis, ¡os leo siempre!

Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s