Publicado en Alimentación

El “No Tengo Tiempo” no es una Excusa:

elnotengotiemponoesunaexcusa

Esta frase se oye muy a menudo pero, más que una frase es una excusa. Siempre hay alguien que dice que no tiene tiempo, que está muy ocupado, que pasa el día trabajando y no puede prepararse nada saludable, que al tener hijos todo gira en torno a ellos… Bueno, un conglomerado de situaciones que hacen que a estas personas les sea completamente imposible prepararse algo rico y, a la vez, saludable para comer, cenar o como un simple “snack” entre horas. Basándome en nuestra experiencia de estas últimas semanas, os puedo decir que Fabio y yo también estamos muy ocupados trabajando, tenemos a veces, unos horarios de locos y solo descansamos dos días cada semana pero lo que solemos hacer es preparar cositas para el resto de semana (en caso de que vayamos a doblar, si trabajamos por la tarde, no hace falta porque comemos en casa, pero sí viene bien preparar algunos batidos y dejarlos en la nevera, por ejemplo).

Lo que me ha servido de mucho es cocinar para un regimiento, y no es coña. Por ejemplo, si estoy durante tres días yendo a trabajar por la tarde, lo que hago es hacer comida para dos o tres personas, pongo la comida que me sobra en “tuppers” y Fabio se la puede llevar si dobla un día o yo si ocurre lo mismo o si trabajo de mañana y prefiero comer en el trabajo para no llegar a casa y comer a las cinco de la tarde. Hay veces que comes lo mismo, es evidente pero como te ha salido tan rico, pues no te importa, ¡lo comerías los siete días de la semana si hiciese falta!

Las comidas vegetarianas o veganas o de tipo “comida saludable” (dependiendo lo que entienda cada uno por “saludable”), suelen hacerse bastante rápido, con lo que cocino en casa, por ejemplo, puedo tardar entre cuarenta y cinco minutos y una hora, no más. No hace falta estar tres horas en la cocina preparando platos, ni mucho menos, se trata de comer saludable y ser prácticos a la vez, aprovechar los días libres y dedicar aunque sea una hora para preparar las comidas de los próximos días, no me digáis que para hacer una ensalada vais a tiraros dos horas… A eso me refiero, a retirar esas excusas de nuestro vocabulario o de nuestro cuaderno de frases.

Otra cosa que os puede servir son los calendarios de comidas. Me compré uno aquí en Edimburgo que me sirve de mucho, dado que, tan solo tengo que escribir lo que quiero preparar o comer durante los días de la semana en cada una de las comidas (incluidos los “snacks”), así no tengo que pararme a pensar qué puedo hacer que sea rápido, práctico y saludable, sino que, al ya tenerlo pensado y escrito, tan solo tengo que ponerme a hacerlo y listo. Creo que muchos de los problemas que tienen las personas con este tipo de contratiempos a la hora de cocinar o de excusarse, se solucionarían si supieran organizarse con calendarios, con agendas solo para escribir las recetas y las comidas diarias…

Lo que me ha salvado muchas veces, han sido las revistas de comida vegana o vegetariana donde te vienen un montón de recetas fáciles de preparar. Hay días en los que no tienes ni la menor idea de qué hacer para comer y creo que es algo que le ha pasado a más de uno. Nunca va mal tener algunas guardadas para este tipo de ocasiones, las utilizo mucho cuando no sé qué poner en los “tuppers” para llevar al trabajo, algunas recetas son muy ingeniosas y son de tipo “take away” y que se hacen en veinte minutos, es muy práctico…

Nosotros también empezamos a comer mal al principio. Cuando empezamos a trabajar en el restaurante, comíamos de todo, mal, rápido y picábamos un montón de dulce entre horas, entre otras cosas, gluten y leche, cosas que yo no debería probar. Estaba hinchada, iba fatal al baño, a veces, hacía las digestiones muy lentas… Fabio engordó más y, en ciertas ocasiones, le sentaba mal la comida. Llega un momento en el que te das cuenta de que no puedes continuar así porque no dejas de hacerte daño por ponerte una excusa, un límite, por no abrirte un poco a dedicarle tiempo a lo que debes por ti y por tu salud. Empezamos decidiendo el tema del veganismo tanto por nuestra salud como por el maltrato animal que se utiliza para que los seres humanos nos alimentemos, totalmente injusto y desagradable, pero cada uno puede decidir hacia dónde va su alimentación (con esto no quiero decir que os hagáis veganos, es una experiencia nuestra), te das cuenta de cuánto has maltratado al cuerpo en cinco meses cuando ves cómo va transformándose y cambiando, mientras, vas encontrándote mejor y expulsando aquello que tu cuerpo no ha digerido bien.

Hay otras personas que no se cuidan nada, se dedican a no comer en todo el día o tan solo hacen una comida, ¿dónde vais almas de cántaro? Luego se quejan de que les duele todo, están débiles… encima, se pasan el día trabajando y casi siempre caen enfermos y no me extraña en absoluto. Si alguno de vosotros hace esto, podéis poneros malísimos de verdad, llegar a tener serios problemas de salud por no darle a vuestro cuerpo lo que necesita, seguís con esas excusas absurdas del “no tengo tiempo para nada” o del “es que trabajo mucho” pero, ¿y cuando no trabajas? ¿tienes tiempo? ¿o prefieres dedicarlo a otras cosas? Uno no valora su salud hasta que la va perdiendo, hasta que la pone en riesgo y se ve ingresado en un hospital, de verdad, no lleguéis a esto y esforzaros un poco por prepararos, aunque sean, dos “tuppers” cada día, puede que os acostéis un poco más tarde u os levantéis más temprano pero, a la larga, valdrá la pena.

Os aconsejaría que las comidas rápidas las apartarais de vuestra vista, de hecho, no tienen ni buena pinta. No creo que tengan calidad de “comida saludable”, les ponen aceites refinados y las ensaladas tienen aditivos que ni siquiera sabía que existían. Te puedes pasar el día comiendo sándwitches de cualquier tienda pero, ¿de verdad te sacias o tienes hambre a la hora de habértelo comido y necesitas algo dulce para continuar con tu día? Pues lo más fácil para estos casos es llevaros al trabajo frutos secos, es un “snack” que no ensucia, que es saludable y que aporta nutrientes. También es normal que nos equivoquemos de vez en cuando, que caigamos en ciertos hábitos al principio pero el esfuerzo se ve recompensado más adelante.

Así que, como os he dicho, dejemos las excusas y concentrémonos en comer saludable. Espero que este post os anime a ello. ¡Un beso y un abrazo, lectores!

Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s