Publicado en Alimentación

A Pequeños Pasos:

vegan

Dándole vueltas a cómo empezar este post, creo que la mejor forma de hacerlo es diciendo que la alimentación es un pilar importante en nuestra vida diaria, es la que determina nuestra salud, cómo nos afectará dentro de unos años y cómo nos sentimos nosotros mismos comiendo ciertas cosas. Hay muchos puntos de vista en cuanto a esto y todos son igual de aceptables, no hay que apartar a ninguna persona porque coma carne y tú no, al igual que no hay que dejarle de hablar a un vegano porque no coma huevos, por ejemplo. Tampoco creo que haya que esperar al momento oportuno para empezar a pensar en uno mismo y comer debidamente, cualquier momento es el adecuado para hacer un cambio en tu vida para que sea algo más sana.

Hace un par de semanas, Fabio me comentó de una forma simpática y bastante inocente, el hecho de hacernos veganos. Le pregunté varias veces si estaba seguro y si era consciente de lo que implicaba ser vegano y me dijo que sí, entendía perfectamente tanto el proceso como el efecto en nuestra salud al comer carne o pescado, por ejemplo. Además de esto, empezamos a leer en varias revistas un tiempo atrás, cómo matan a los animales (ya sean cerdos, vacas, toros, pescado en general…) y cómo sufren para que nosotros podamos alimentarnos y, la verdad, nos dolió mucho ver algo semejante. En el trabajo, matan langostas y cangrejos vivos allí mismo y, bueno, soy incapaz de verlo, así que, pensamos que era un buen momento para dar un paso adelante, tanto por los animales que conforman este planeta como por nuestra salud.

Debido al trabajo, estábamos llevando una alimentación basada en carne, pescado, algunas legumbres, arroz, pasta y bastantes dulces por su combustión rápida, lo cual, tiende a dar energía cuando estás cansado, esto ha provocado que, la primera semana, sea un poco dura. Estamos en constante movimiento y en Edimburgo hace mucho frío, así que, debemos planificarnos muy bien las comidas para poder darnos ese aporte extra de calorías que necesita nuestro cuerpo. Llevamos dos semanas sin comer carne y varios días sin probar dulces, esto último está siendo difícil, notas como una especie de síndrome de abstinencia de azúcar bastante incómodo que espero que se pase la semana que viene, incluso, tiendes a sentirte más cansada de lo habitual hasta que tu cuerpo elimina todo el azúcar ingerido hasta el momento. Estamos disminuyendo la ingesta de pescado poco a poco porque no queremos ser muy radicales y que nuestro cuerpo se impacte, así que, un paso detrás de otro… Hemos decidido que seguiremos comiendo huevos por su gran aporte de proteínas tan necesarias, en nuestro trabajo nos movemos muchísimo, así que, creo que es acertado dejarlos en nuestra alimentación (de hecho, me parece demasiado radical quitarse los huevos para ser vegano, pero opiniones hay infinitas).

Nos estamos dando cuenta de la cantidad de recetas veganas que podemos encontrar en revistas dedicadas únicamente a esto y lo mucho que nos están ayudando a planificar las comidas. También hay que estar pendientes de los nuetrientes que nos aporta cada alimento y estar atentos para que no nos falte ninguna vitamina, por ello, estamos a la espera de comprarnos la vitamina B12 y la vitamina C. Nos sentimos más deshinchados y no dejamos de ir al baño (es un efecto que ya tuve cuando fui vegetariana, así que, es bastante normal), un poco ansiosos al quitarnos ese chute de azúcar pero motivados al poder ver que esta alimentación realmente funciona. El cuidarse a uno mismo no debería ser un capricho, sino un orgullo y una forma de quererse…

Estoy encantada de ver nuestro carro de la compra impregnado de verde y de los diferentes colores de las frutas, me siento bien viendo productos veganos que pueden ayudarnos a hacer unos mejores platos, dado que, ahora no es tan raro como antes conocer a gente vegana, hace tiempo, era difícil ver productos veganos que la gente pudiera comprar, se las tenían que ingeniar para combinar verduras y demás, ahora no es un problema. Me encanta el poder comprar más frutos secos, más semillas, legumbres (porque me encantan) y comprobar que las recetas son mucho más sencillas que incluyendo las famosas carnes. Hay que tener en cuenta también el hecho de que un producto que sea vegetariano o vegano, no tiene por qué ser saludable, dado que, muchos de estos, son ultraprocesados que no nos van a hacer ningún bien. Por ello, nos retrasamos un poco más en el supermercado mirando las etiquetas de lo que compramos, no obsesivamente, sino para ser conscientes de lo que comemos y de que sea lo más natural posible.

Me siento muy bien al saber que estamos contribuyendo a que los animales puedan vivir, me parece muy cruel que se diga que nosotros somos los que estamos en la posición más alta de la cadena alimenticia cuando podrías estar delante de un león y cambiar esa perspectiva en menos que canta un gallo. No somos superiores a los animales, que no hablen no significa que no sufran o que no tengan sentimientos, todos somos seres vivos y, así como nosotros nos merecemos un lugar en el mundo, ellos también. No pueden decidir porque no pueden comunicarse, es lo único que nos diferencia, pero estaría bien respetarles como seres que habitan el planeta, parece que se obvien y en la cultura esté programado que matarlos es normal porque los humanos tenemos hambre y nos encanta la carne y el pescado. Repito: hay opiniones para aburrir, no digo que esta sea la única válida.

A raíz de todo esto, pensé que sería buena idea incluir una categoría más en el blog como es la alimentación, así puedo hablar sobre nuestras experiencias, recetas, cómo nos vamos sintiendo, aconsejar vitaminas naturales, productos que hemos utilizado y que nos van bien… En fin, ¡creo que es una buena idea! ¿Vosotros qué pensáis?