Publicado en Reflexiones

Bloqueo Creativo:

Bloqueo Creativo

Tenía ganas de hablar sobre este tema, dado que, muchos de nosotros lo hemos podido experimentar muchas veces. Los bloqueos tienen que ver con aquello que pensamos, en momentos en los que no tenemos armonía en nuestras vidas, situaciones estresantes en las que no le damos cabida a lo creativo y sí al trabajo o a salir con los amigos, son días en los que no estás para nada centrado y tienes preocupaciones de todo tipo. Tenemos tantas cosas que hacer en nuestro día a día que se nos pasa dedicarle un poco de tiempo a aquella actividad creativa que más nos llena, nos metemos por completo en ese mundo estresante en el que hemos aceptado vivir y dejamos pasar los momentos de inspiración.

Se puede superar, como muchas otras cosas, es cuestión de darse cuenta y centrarse en aquello que se está haciendo. Os voy a hablar de algunas de estas para ayudaros a desbloquear esa creatividad que crece en vosotros, me han ayudado a mí y puede que también os ayuden a vosotros…

  1. No te olvides de respirar hondo. Quizá penséis que soy idiota al aconsejar esto pero os lo digo por una sencilla razón y es que, cuando llevamos un tiempo bloqueados, sin saber qué escribir (como en mi caso, pero cada uno lo puede llevar al suyo, ya sea pintar, dedicarse a hacer manualidades, etc.), tendemos a frustrarnos y eso nos lleva a un estado de nerviosismo que puede que nos haga sentir más mal, descontrolar nuestras emociones y autoflagelarnos sin tener por qué. Es un consejo bastante simple que puedes aplicar, tan solo ponte delante del ordenador y respira hondo, las veces que lo necesites, cerrando los ojos o manteniéndolos abiertos, como quieras, para indicarte a ti misma que vas a empezar algo nuevo, que vas a centrarte y a dejar los problemas y preocupaciones apartados mientras estés escribiendo.
  2. Ten siempre una libreta a mano. Aunque parezca una tontería, es muy útil. Nuestra mente suele estar pendiente de todo lo que nos rodea, pensamos en muchas cosas a lo largo del día, así que, puede que alguna frase, palabra, párrafo, te ayude a formar alguna historia, canción, poema… más adelante, cuando te sientas menos bloqueada.
  3. Arranca de nuevo el motor. Algo que pasa mucho es que, por miedo a que todo salga mal después de un bloqueo (porque suele pasar y es normal que pase), no nos atrevemos a ponernos delante de esa amenazante hoja en blanco que nos recuerda que seguimos bloqueados. Es un círculo vicioso del que no escapamos, así que, tan solo tienes que ponerte a escribir, aunque sean cosas sin sentido, pero escribe porque así vas a obligarte a crear cosas nuevas, a que aparezcan de forma sorprendente y que puedas ver cómo ha quedado tu primera historia tras un bloqueo.
  4. Lee mucho. Si todavía estás bloqueado, sigues sin poder ponerte delante del ordenador o libreta a escribir algo, puedes ocupar ese tiempo leyendo, son un cúmulo de ideas que van flotando en tu cerebro, es una fuente de vocabulario, de personajes distintos, son herramientas que puedes utilizar para empezar algo nuevo (no basándote en ese libro, sino en las ideas que te puede proporcionar o la forma de escribir del autor). Leer forma parte del proceso creativo y más cuando nos referimos a la escritura, sin ello, puede que no nos inspiráramos de la misma forma.
  5. No te exijas. Es normal que en el proceso de bloqueo te frustres pero esa no es razón para que te sigas autoflagelando, es un momento en que te sientes así, simplemente, déjalo pasar y verás cómo las palabras vuelven a ti sin pedirlo y sin ser demasiado insistente. Piensa que cuánto más te exijas, peor saldrán las cosas y te seguirás bloqueando, es el mundo alrevés y no podrás salir de él a menos que te respetes un poco como escritora.
  6. Siente el contacto con la naturaleza. Es algo que me ha servido de mucho tanto en los bloqueos creativos como en momentos en los que me sentía perdida. La naturaleza te ayuda a pensar con claridad, a adentrarte en ti misma e interiorizar algunas de las cosas que no comprendes. Pueden salir muchas cosas intersantes observando nuestro alrededor, oliendo el aroma de las flores y sintiéndote libre.
  7. Escribir un diario. Si no escribes ninguno puedes tener dudas al principio, pero no hay nada más sencillo que hablar sobre uno mismo para volver a arrancar los motores y sentirte ubicada otra vez. Los sentimientos y emociones están bien presentes en nuestro día a día, nos ayudan a expresarnos, a sentirlo todo ya sea bueno o malo, así que, nos puede dar una perspectiva bastante clara sobre un personaje o una situación que queramos plasmar en una historia. Resulta bastante útil cuando las otras no sirven de mucho…
  8. No te cierres a cosas nuevas. Esto es muy importante. Tras un bloqueo, pueden venirte a la mente un sinfín de “barbaridades” que no se te ocurriría escribir pero, toma notas en esa libreta que he comentado que siempre debes llevar encima, podría servirte en algún momento determinado en el que no sabes cómo seguir una historia, una parte algo distina, compleja o que ni te imaginarías incluir, podría dar un cambio bastante interesante a lo que escribes.

Para nada es fácil salir de un bloqueo, he tenido muchos y han sido bastante duros porque necesito escribir como la respiración en mi vida, pero utilizando algunas de las técnicas que os he comentado, pueden hacer que el proceso sea más llevadero. Pensad que es normal que tengáis emociones intensas, dudas, frustración… la mayoría de veces, estamos inspirados y nos sentimos muy bien pero la montaña rusa sigue subiendo y bajando, algunas veces, será para bien y otras para mal. Las palabras siempre vuelven a nosotros, recordadlo.