Publicado en Reflexiones

4º Aniversario: Nuestra Evolución

20170513-kikio327154-id125770-mariposas-libertad

Naciste de una pequeña idea en lo más recóndito de mi mente, en un espacio que creía inexistente. Te convertiste en un tema de conversación bastante común entre nosotros, decidiendo si te haría público o no, de qué página formarías parte. Tenía tanto que darte desde el principio que siempre me han sobrado palabras, eras pequeña, diminuta a plena luz, casi insignificante pero brillabas para mí incluso en privado, mientras permaneciste en las sombras durante, al menos, cuatro días. Estuve atenta a esa posibilidad, pensé en darte a conocer al mundo, en hacer que los demás pudieran leerte, sentir mis palabras en ti, entretener y dar a conocer algunas de mis reflexiones a este pequeño mundo incomprensible y a algunas vidas que tenían más cosas en común en mi manera de pensar de lo que creía.

Tras cuatro años de constante dedicación y escritura creativa, has evolucionado a mi lado, mis palabras se han vuelto algo más adultas, mis ideas son más claras y puedo plasmarlas en ti de forma diferente, me has ayudado en esa práctica. Ahora te ves algo más grande gracias a los lectores de este blog, pasaste por un bloqueo cuando nos mudamos aquí pero también pasamos esa fase sin problemas, ahora eres como un “todo en uno”. Lloré creyendo que de verdad podía perderte, pensando que quizá era el fin de nuestra unión pero, ahí estabas tú, siempre dándome ideas… Tras cuatro meses en esta plataforma, hemos sabido cómo manejar lo que antes no entendíamos, he podido reconstruirte y ahora, pareces brillar como lo hacías antes, eres como la luz al final del túnel.

Mis ideas, mis sentimientos, mis locos pensamientos, suelen agolparse en mi mente de forma muy frecuente, demasiado, a veces creo que pienso más de lo que debería… me ayudas a despojarlas y darle una visión diferente y más dinámica, incluso, viendo una hoja en blanco puedo improvisar algo para que quede perfecto. Eres la forma que tengo de hacer visualizar todo en lo que creo, mis experiencias, los relatos y personajes que viven en ellos, mis reflexiones y las locas historias que me saco de la manga… Eres mi herramienta para ser quién soy y para convertirme en quién quiero ser en un futuro, para mejorar en mi escritura y seguir creyendo en que es una bonita forma de vida.

Durante todo nuestro trayecto, me has enseñado a no tenerle miedo a los comentarios, a lo que pensará la gente, a escribirme a mí misma y así, no tratar de preocuparme por decepcionar a nadie. Persististe aunque me dijeran que escribir era una tontería, que ser escritor no es una profesión y que fracasaría estrepitosamente, que me dejara de tonterías y me pusiera a estudiar, tu siempre estabas al otro lado, esperando un relato, una historia que pudiese publicar, palabras que compartir con los demás,  reflexiones que me volvían loca y necesitaba exteriorizar, palabras que llevaba mucho tiempo sin poder decir…

Estuviste conmigo en mis peores momentos, cuando creía que todo mi mundo se disipaba, cuando veía que todo había cambiado, que mi día a día se resquebrajaba, cuando nadie me entendía y tan solo te tenía a ti para poder dar forma a todo lo que sentía. En esos tiempos, todavía pensaba que podía seguir escribiendo, eras lo único que me motivaba, que me hacía sentir segura, viva, entera a pesar de que sintiera que me faltaba una mitad, me volviste a dar un objetivo de vida, un objetivo que he seguido a pies juntillas y que espero llegue pronto. Las lágrimas salían de mis ojos de forma constante, el insomnio acechaba pero, ahí estabas tú, esperando a que me desahogara, esperando que mis palabras salieran para seguir sanando mi alma porque, así es como funciona, ¿verdad?

Por todo ello, GRACIAS por seguir haciéndome crecer en el mundo de la escritura, GRACIAS a los lectores por leerme, ya que, sin vosotros el blog no sería igual, GRACIAS a los que habéis apoyado tanto a este blog como a mí y GRACIAS al Universo por darme este don tan impresionante y que me hace sentir tan viva cada día… No me cansaré de decirlo, ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!