Publicado en Edimburgo

La Alimentación:

1fbf32a3d39a8efa0150ae47d6ca9e19

Hacía tiempo que quería contar todo esto porque a mí me resultó difícil al principio y es una forma en la que puedo ayudaros para que no os pase lo mismo. Hay personas que no podemos comer gluten, cualquier producto que contenga leche e incluso, nos cuidamos y preferimos no comer alimentos que tengan altos niveles de azúcar o también los llamados ultraprocesados y nos encontramos con el problema de que en Edimburgo (en todo Reino Unido, más bien) comen muchos alimentos de los anteriores, además, todo lleva leche, gluten, azúcares en niveles bastante altos, inventan un montón de cosas que nosotros ni pensaríamos combinar… Te encuentras ante un dilema al observar todo esto, ¿verdad?

He de decir que terminé “rindiéndome” ante la posibilidad de que tendría que comer como la gente de aquí, personas que no miran nunca las etiquetas de los productos, que les encanta comer dulces, grasas en grandes cantidades y que se emborrachan todos los días sin límites, preguntándose más tarde por qué los españoles duramos más tiempo y cada año que pasa parecemos más jóvenes, lo cual, me lleva a pensar que no han llegado a la conclusión todavía de que ciertos alimentos no son buenos para su salud y beber todos los días no les beneficia en absoluto. He comprado en “TESCO”, “Sainsbury’s”, “Aldi”, “Lidl”… pero ningún supermercado me proporcionaba productos “Free From” (“libres de”), es decir “dairy free” (refiriéndose a la leche), “gluten free”… Una noche, nuestro jefe se iba a pasar por un supermercado que se llama “ASDA” y fuimos con él porque nos traía a casa con su coche, así que bueno, aprovechamos para comprar algunas cosas que nos hacían falta. Cuando empecé a ver productos que podía comer, sin gluten, sin leche, vi mi adorado pan de centeno sin porquerías, huevos “free range” (criados sin jaulas), pescado fresco, un montón de verdura y fruta… ¡Me dio la vida!

Tras dos meses buscando, allí estaba y ahora no compro en ningún otro sitio, de hecho, en la casa donde vivimos ahora, tenemos un “ASDA” a cinco minutos, no me lo podía creer cuando nos mudamos. Para mí, es uno de los mejores sitios para comprar este tipo de productos, incluso, para personas que son tolerantes al gluten y la leche pero que les gusta cuidarse. Además, lo que me sorprendió mucho es que estos productos no son nada caros en comparación con España, es decir, en Edimburgo consideran que todo el mundo con intolerancia o no tiene derecho a comprar los productos al mismo precio que una persona que no tiene ninguna, por ejemplo: como yo no puedo tomar leche normal, empecé a buscar una que me gustara sin azúcares (soja, avena, almendras…) y encontré la de coco, ¿sabéis qué me cuesta? tan solo 0,97 pens (son como céntimos) cuando en España te puede costar por 1,80€. Los yogures de coco se venden por 1 libra mientras que en España no he visto ninguno.

Aquí también me he encontrado productos orgánicos que no son más caros por serlo, fruta muy barata (por céntimos), incluso los huevos son más baratos que allí. Es algo que veo muy bien, no porque una cosa sea más sana tiene por qué ser más cara, está claro que si el producto es orgánico o viene de “x” parte suele costar más pero en los supermercados no hay que pagar por la avena lo que se paga en España, aquí la pago por céntimos, es decir, que las compras son mucho más baratas que allí. Los supermercados que os he comentado antes (TESCO, Sainsbury’s, etc) son caros, podéis ir pero comprar cuatro tonterías os va a resultar más costoso que si hacéis una buena compra en un supermercado como “ASDA” o “Aldi”, por ejemplo, aunque este último no tiene demasiadas cosas (a no ser que vayas a uno grande).

Me ha parecido curioso que aquí en cuestión de aceites piensen tan diferente a nosotros y vais a tener el mismo problema que yo si os encanta el aceite de oliva virgen extra y encima os gusta cuidar vuestro cuerpo de aceites vegetales como el de girasol o el de colza. Aquí se utilizan mucho más estos dos últimos que el primero porque es mucho más barato y porque no están refinados (si lo están, te lo pone en la etiqueta), además, aquí no llegó todo lo que sucedió en España con el aceite de colza, el cual, predomina en la mayoría de los productos. Lo que tengo entendido hasta ahora es que aquí no es malo, de hecho se utiliza en todas las cocinas de casi todos los restaurantes, es decir, que estos aceites los producen como si fueran los del aceite de oliva (sin refinar, claro). Para que los identifiquéis, el aceite de colza en inglés se dice “rapseed oil” y el de girasol “sunflower oil”. Todavía estoy investigando el tema porque todavía no me fío del todo y me gusta utilizar aceites buenos que no vayan a ser un problema de salud para mí a la larga pero tampoco sin obsesionarme, dado que, muchas cosas aquí las hacen sin colorantes, preservativos y con procesos artificiales, muchas cosas son de carácter “natural” (lo pongo entre comillas porque no me pueden decir que unas magdalenas que tienen un huevo de ingredientes de ultraprocesado a más no poder, ponga en la etiqueta que son de carácter natural, aunque otros productos si lo sean).

En cuanto a la carne me fío bastante si de vez en cuando como algo de ternera (aunque normalmente coma pollo), dado que, aquí los animales suelen comer hierba (hay montones de granjas y zonas verdes donde los animales pueden alimentarse correctamente y a nosotros no nos afecta), es decir, que no es como España que los engordan con alimentos inadecuados y medicamentos que al final somos nosotros los que nos los comemos. El pescado es muy bueno, en el trabajo suelo pedirlo la mayoría de veces, la cavalla está buenísima y se suele vender entre 1 a 2 libras, fresca (en el “ASDA”), la última que comimos estaba tan rica que estuve a punto de volver al supermercado a comprar otra para preparármela). En cuanto a los vegetales y frutas, tenéis un montón y hay mucho que es orgánico y barato, así que, ni preocuparse por ello.

Además, hay personas que trabajamos mucho y nos apetece comer un “snack” de vez en cuando, aquí hay dos que son muy buenos que suelo utilizar para comer mientras trabajo, porque no puedo tirarme ocho horas sin comer nada cuando hay mucho jaleo en el restaurante. Está el “nakd” que es una especie de barrita de frutos secos y con algo añadido (puede ser cacao, frambuesa, naranja…) sin absolutamente nada más y el azúcar que lleva es de los frutos secos y de la fructosa de la fruta, son packs de tres y que te cuestan 1 libra cincuenta; por último hay barritas que se llaman “TREK” que son muy buenas y naturales, son más grandes, baratas y son de frutos secos principalmente que te llenan y por lo menos, pasas la tarde sin que tu estómago esté rugiendo a cada dos por tres. Lo que echo de menos aquí es la fruta a granel porque, cuando vas a trabajar, te pillas un plátano o una manzana y te vas, lo cual, aquí hay pero no demasiado y terminas o comprándote las barritas o trayéndote la fruta de casa pero, por el resto, es todo muy cómodo. Pero, ni se os ocurra comprar comida para llevar, hay una gran variedad y todo lo que lleva es porquería, nada saludable, ni siquiera las ensaladas, no saben muy bien cómo cuidarse.

Aquí tienen una mentalidad muy diferente, que no os extrañen muchos de los productos que hay, si me vierais a mí cada vez que veo un producto nuevo y “raro” en “ASDA”… Me quedo flipada con la cantidad de dulces que suelen hacer, cómo mienten en las etiquetas y cómo está petado de alimentos no saludables. Os digo que ellos están muy acostumbrados a esto y no cambiarán de opinión jamás porque está bueno y punto, al igual que la mayoría de la gente se va a beber cada día a partir de las seis de la tarde, le parece totalmente normal, mientras que para mí es un abuso. Como os he dicho no saben muy bien cómo cuidarse, a poca gente he visto mirar las etiquetas, no están tan concienciados como lo estamos ahora en España. Si que se analizan algunas causas por las que mucha gente tiene problemas de hígado y corazón pero, aunque se sepa, no se corrige el problema individualmente. Es cierto que ahora las personas son un poco más conscientes de ello pero no lo tienen integrado como forma de vida, sino como algo que se tiene que hacer y supongo que será una lata para ellos porque está más rico comerse un dulce que una pieza de fruta insulsa y sin un ápice de regusto azucarado, ¿verdad? En fin, para gustos…

Bueno, espero haberos ayudado a muchos de vosotros con los temas de alimentación en Edimburgo y también que os haya gustado la entrada, además de entreteneros. ¡Un beso y un abrazo, lectores!

Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s